Últimas noticias Hemeroteca

Detenido e interrogado el capitán del crucero de lujo encallado en la costa italiana

El fiscal jefe de Grosseto ha interrogado durante varias horas a Francesco Schettino tras el accidente del crucero al chocar con unas rocas

El buque comienza a inclinarse. Il Tirreno Livorno. /

El comandante del 'Costa Concordia', el mayor crucero italiano, naufragado en el mar Tirreno frente a las costas de la isla de Giglio, Francesco Schettino, ha sido detenido, ha confirmado el fiscal jefe de Grosseto, Francesco Verusio. La fiscalía, según los medios italianos, le acusa de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono del barco mientras muchos pasajeros aún se encontraban dentro de la nave.

Los equipos de emergencias han rescatado con vida a dos personas. / REUTERS

Más información

Verusio ha interrogado durante varias horas a Schettino, después de que en la noche del 13 de enero el barco, con 4.229 ocupantes a bordo, encallara a unos 500 metros de la isla toscana de Giglio, al chocar con unas rocas. Otro miembro de la tripulación del barco, cuya identidad no ha sido desvelada, también está siendo investigado, según los medios italianos.

El propio Schettino ha afirmado en declaraciones a la cadena Tgcom 24 que la roca contra la que impactó el buque "no estaba señalada en las cartas" de navegación. La roca rasgó el casco del buque, que pronto empezó a escorarse para terminar parcialmente sumergido. El crucero chocó contra la roca cuando se encontraba a 300 metros de la costa, ha asegurado un portavoz de la propietaria del barco, Costa Crociere, Gianni Onorato. "En el momento de la colisión con una roca, el comandante de la ''Costa Concordia'' estaba en el puente", ha señalado Onorato, que ha insistido en que la roca no estaba en las cartas de navegación.

En un primer momento la tripulación informó de que había una vía de agua a las autoridades del puerto de Giglio, pero tras constatar que la situación no podría ser controlada, Schettino ordenó cambiar de rumbo, dirigirse hacia la propia isla y encallar. Esta decisión habría evitado el rápido hundimiento del barco y que se hayan producido más víctimas. El Ministerio de Infraestructura y Transporte "en estrecha conexión con la comandancia general del puerto" ha puesto en marcha una investigación para determinar las causas del accidente y las responsabilidades que se deriven.

El naufragio se ha cobrado hasta el momento tres víctimas -un peruano y dos franceses-, además 40 personas han resultado heridas y entre 60 y 70 están desaparecidas, según ha informado el comandante Cosimo Nicastro, del Comando General de la Guardia Costera. Nicastro ha precisado a la prensa en Porto Santo Stefano, el puerto más cercano a la isla de Giglio, que se trata de una cifra que no es definitiva, ya que los submarinistas tienen aún que inspeccionar la parte interior del barco, que está escorado 80 grados y hundido en un banco de arena de 30 metros de profundidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?