Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Se acabó la expulsión de inmigrantes sin aviso

A partir de ahora, las autoridades tendrán que a avisar con 12 horas de antelación a los internos que van a ser expulsados de nuestro país

Un auto conjunto de los tres juzgados de vigilancia del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche (Madrid) obliga, a partir de ahora, a las autoridades a avisar con 12 horas de antelación a los internos que van a ser expulsados de nuestro país. Hasta ahora, según reconocen en el auto los jueces y como han denunciado numerosas ONG, las expulsiones se producían sin previo aviso lo que provocaba, según los magistrados, que en muchos casos, esos extranjeros "quedaban abandonados a su suerte en el país de destino". A partir de ahora no se podrá proceder a la expulsión sin ese aviso previo.

Los tres juzgados de control del centro de internamiento de extranjeros de Aluche han emitido un auto rotundo en el que los magistrados obligan a que desde el CIE se informe adecuadamente a los internos, que vayan a ser expulsados, con al menos 12 horas de antelación. La decisión se toma después de las numerosas quejas de los extranjeros internos en el CIE y que han llegado hasta los jueces a través de organizaciones como Sos Racismo, el Ferrocarril Clandestino o Pueblos Unidos que denuncian que la práctica habitual es que a los expulsados se les conduzca al aeropuerto sin aviso alguno y sin posibilidad que puedan comunicarlo a sus parientes encontrándose muchas veces a su llegada desasistidos, sin medios económicos y sin soporte de ayuda.

Los jueces han comprobado que de manera general no se garantiza el derecho a ser informados de todos los internos quedando abandonados a su suerte en los países de destino. Los jueces considera que no sólo se vulnera el derecho a estar informados sino también el derecho fundamental a un trato digno.

Por todo ello los tres juzgados acuerdan que el CIE adopte todos los medios necesarios para que los internos sean avisados con una antelación de 12 horas del momento en que se va producir la expulsión, el número de vuelo, la hora de llegada y la ciudad de destino. Al mismo tiempo el auto judicial exige que en este tiempo se garantice al interno los medios telefónicos para que pueda avisar a su familia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?