Miércoles, 10 de Agosto de 2022

Otras localidades

Los conflictos 'reales' por Gibraltar

Las monarquías española y británica tienen al Peñón como punto de desencuentro familiar constante

En diversas ocasiones la buena relación entre la familia real española y sus primos ingleses se ha roto por causas políticas, con el Peñón de Gibraltar de fondo. Las visitas de la princesa Ana, el príncipe Andrés o la boda de Carlos y Diana tuvieron la culpa.

El 15 de diciembre de 1982, nuestros compañeros de la Cadena SER en Algeciras, José Nieto y Pepe Ojeda, retransmitían en directo la apertura de las puertas de la frontera con Gibraltar, cerradas por el Gobierno español en junio de 1969 tras aprobarse el Estatuto Autónomo. Se ponía fin a más de 13 años de cierre del peñón, y parecía que el conflicto por la propiedad de Gibraltar, iniciado con las reclamaciones de Franco en 1940, abría la puerta a un posible acuerdo entre España y Reino Unido. Parecía. Porque tres siglos después de la cesión del Peñón a Reino Unido, y a pesar de las 6 resoluciones aprobadas por las Naciones Unidas que animan a las partes a encontrar una solución, las continuas conversaciones no han sido capaces de poner fin al problema, y las visitas de la Familia Real Británica siempre han generado polémica.

Por ejemplo, la princesa Ana de Inglaterra ha viajado al peñón en tres ocasiones. Su última visita, en marzo de 2009, con motivo de la inauguración de una clínica militar, llevaron al Gobierno español a expresar su "malestar" al Reino Unido, y llevó al entonces Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a trasladar personalmente el descontento a su homólogo británico, David Miliband. Una queja similar ya se había formulado en junio de 2004, cuando la princesa viajó a Gibraltar por la conmemoración de los 300 años de la ocupación de Gibraltar. En esa ocasión, Miguel Ángel Moratinos fue claro: la visita de la princesa no era la más adecuada parar establecer un clima propicio para el diálogo.

Los desencuentros por estas visitas también se dieron durante los Gobiernos del Partido Popular. Ahí está la queja elevada por Josep Piqué, por entonces ministro de Exteriores, ante la visita del príncipe Eduardo en agosto de 2001, para la entrega de los premios concedidos por la Fundación Duque de Edimburgo.

Aunque sin lugar a dudas, la mayor controversia generada fue la protagonizada por Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, al anunciar que comenzarían su viaje de luna de miel en Gibraltar. El malestar generado fue tal, que los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, declinaron la invitación para asistir al enlace real.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?