Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La austeridad dispara en Portugal la recesión y el desempleo

Se cumple un año de la firma del memorándum de entendimiento con el FMI, la CE y el BCE

Las medidas de austeridad implementadas por el gobierno conservador han disparado la recesión por encima del 3,3% este año /

Un año después de la firma del memorándum de entendimiento con la troika, en Portugal hay más recesión y más desempleo. Según los últimos datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el paro alcanzó durante el primer trimestre de este año el 14,9%, lo que en la práctica se traduce en más de un millón de trabajadores sin empleo. Por sectores, los más afectados siguen siendo los jóvenes entre 15 y 24 años, que registran una tasa de paro del 36,2%. El Algarve, al sur de Portugal, una de las zonas más turísticas del país, es la que sufre un mayor desempleo, con un 20%.

Más información

El paro es el problema más grave al que se enfrenta en estos momentos Portugal, que además registra una contracción económica muy superior a la de mayo del año pasado. Entonces la economía lusa, con un crecimiento del 0,7% entraba en recesión técnica. Las medidas de austeridad implementadas por el gobierno conservador hasta ahora, como exigencia del programa de ayuda externa de 78 mil millones de euros, han disparado la recesión por encima del 3,3% este año, según los últimos cálculos de la Comisión Europea, que son peores que las estimativas del verano pasado.

La caída abrupta del consumo interno es la principal responsable del aumento del desempleo y la recesión, a pesar de que Portugal ha registrado un aumento de las exportaciones. Con este panorama, Bruselas calcula que Lisboa no conseguirá cumplir el objetivo de reducción del déficit público al 4,5% exigido por la troika para finales de este año, y se quedará dos décimas por encima, en el 4,7%.

En comparación con el año pasado, los intereses sobre la deuda soberana lusa también son superiores, habiendo pasado de un 8,5% en mayo de 2011 al 12% en el que se negocian actualmente en el mercado secundario. Aún así, durante las últimas semanas, los intereses han seguido una tendencia de caída, sobre todo, en los plazos más cortos, lo que confirma el aumento de la confianza por parte de los inversores internacionales, quienes han respondido bien a las subastas de deuda llevada a cabo por el Tesoro luso. Está previsto que Portugal regrese a los mercados en septiembre de 2013.

Mientras tanto, el ejecutivo del primer ministro socialdemócrata Pedro Passos Coelho sigue empeñado en cumplir a rajatabla las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la CE. En menos de un año, el gobierno portugués ha aumentado los impuestos y ha reducido los derechos de los trabajadores para recortar gasto público y aumentar la competitividad de la economía portuguesa.

En concreto, los funcionarios públicos y jubilados que ganen a partir de los 600 euros mensuales no volverán a tener pagas extraordinarias completas hasta 2018, y a partir del próximo año, se eliminan del calendario laboral cuatro festivos. También se ha aprobado una reforma laboral en la que se facilita y abarata el despido, así como se reducen las ayudas por desempleo.

En materia de impuestos, la luz y el gas pasaron de tener un IVA del 6% al 23% en octubre pasado, y desde enero de este año también subió el IVA de los restaurantes, del 13% al 23%, así como otros productos de la cesta de la compra. En agosto, aumentaron los transportes un 15%, y en noviembre entraron en vigor los peajes en varias autovías gratuitas portuguesas, medida a la que se suma una constante subida del precio de la gasolina, que ronda el 1,70 euros por litro.

La noticia positiva es que un año después de la firma del memorándum, el déficit externo portugués es del 0,8% del PIB, mientras que durante el último trimestre del 2010 era del 6,4%. Esto se debe a que el consumo ha caído en picado, la inversión pública está prácticamente parada y se ha cerrado el grifo del crédito externo. La austeridad ha sido la palabra más repetida a lo largo de este año en el que los portugueses se han sentido más pobres.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?