Miércoles, 17 de Agosto de 2022

Otras localidades

El Gobierno cambia de estrategia y lanza mensajes positivos

El Ejecutivo confía en que la zona euro responda al reto y en que en la próxima quincena se despeje el camino de España

Giro de estrategia del gabinete de Rajoy hacia mensajes más positivos. El Gobierno espera una reacción de la eurozona que despeje el camino de España en las próximas dos semanas. En respuesta al G-7, desde la Moncloa aseguran que España no pide el fondo de rescate a la banca por una cuestión de orgullo sino porque no hace falta.

Primero fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su discurso de clausura en el Círculo de Economía en Sitges: "No estamos ante el borde de ningún precipicio. No asistimos a las vísperas del apocalipsis. La borrasca no se ha despejado pero no vamos a naufragar".

A continuación le llegó el turno a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien aseguró que se empiezan a "reconocer los esfuerzos de España por el mundo" y que comienzan "a confiar en un país que está dispuesto a asumir su responsabilidad".

Desde la Moncloa creen que hay que dejar de "dramatizar" la situación y empezar a lanzar mensajes "positivos". Los que rodean al jefe del Ejecutivo reconocen que es lo que está haciendo el Gobierno desde hace unos días en lo que representa un claro giro de estrategia.

Rajoy pide "tranquilidad" y no hace más que repetir que España va a "vencer" la crisis con "trabajo".

El Gobierno espera y confía. Por un lado, mantiene la confianza la en que la zona euro calibre bien cuál es el reto y sea capaz de responder. Explican que lo que existe es un ataque al euro, que España es uno de los flancos y que la Unión Europea tiene que actuar.

Por otro, aguarda, a que pasen los próximos 15 días. El calendario va a ser clave: el 11 de junio se conoce el informe del FMI sobre la banca española, después el de las auditoras, luego llegan las elecciones en Grecia y para cerrar el círculo: el Consejo europeo de finales de mes.

Y a esa reunión va Rajoy con los eurobonos. Lo anunció ayer en el Senado. Los suyos recuerdan que ya en Chicago y en París, con Hollande, adelantó que no lo veía mal. Pero siempre había tenido cuidado de ver como lo decía para no enfadar a Merkel.

Esta vez, el desmarque ha sido evidente porque nunca lo había expresado de forma tan rotunda y menos aún tan solemne, en plena sede parlamentaria.

Fuentes del Gobierno cuentan que cada país tiene su posición y la defiende. E insisten, sobre todo, en que Rajoy persigue una unión bancaria y fiscal europea.

Y aunque la prima haya bajado, la bolsa se recupere y Bruselas presente hoy un plan para recapitalizar la banca, desde el Ejecutivo aseguran que no se "relajan" y admiten su preocupación por que la situación sigue siendo muy complicada.

El Gobierno, eso sí, parece ya anestesiado ante las portadas internacionales que un día tras otro sitúan a España en el ojo del huracán. "Es espuma de la ola", comentan.

En cuanto a la conversación telefónica urgente que mantuvo el G7 y en la que se tachó a los españoles de "arrogantes" por no pedir el fondo de rescate europeo para la banca, insisten en que no se va a hacer. "No hay perspectiva de ningún rescate. Y no por orgullo. Es porque no hace falta", afirman.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?