Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

Los siete magníficos

Angela Merkel, Christine Lagarde, Mario Draghi, José Manuel Durao Barroso, Herman van Rompuy, Olli Rehn y Jean-Claude Juncker son los artífices del rescate a la banca española

Son los artífices del rescate a la banca española, todos pertenecen a la troika formada por el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), sólo uno de ellos ha sido elegido directamente por los ciudadanos europeos.

Angela Merkel, canciller de la República Federal de Alemania y presidenta de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU). Sin duda alguna, es la emperadora de Europa, sin su visto bueno no se toma ninguna decisión. Firme defensora del euro, de la disciplina presupuestaria y de las regularizaciones bancarias, considera necesario avanzar en una política económica común. Sin embargo, rechaza la creación de los eurobonos al considerar que se pondría en peligro la solvencia alemana con la colectivización de la deuda. Ungida como líder absoluta de la zona euro, en parte por la estabilidad financiera de su país, es la que toma las decisiones importantes en torno al euro y los rescates para los países en problemas. Merkel nunca ha ocultado que aquellos países que sean salvados deben aceptar a cambio severas condiciones. Su dureza e inflexibilidad le ha granjeado grandes enemigos, sobre todo en los países rescatados, donde incluso algunos periódicos han hecho montajes de ella vestida con el uniforme nazi. La irrupción de España como nuevo foco de los problemas europeos comienza a cambiar su tono duro, dejando atrás la firmeza inalterable que le caracterizaba, sabe que si cae España la situación se podría escapar de sus manos.

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional y ex ministra francesa de Economía, Finanzas y Empleo en el Gobierno del conservador Nicolas Sarkozy. Exponente máximo de la realeza neoliberal, es considerada una de las mujeres más influyentes del mundo. Durante su larga estancia -de 1981 a 2005- en Baker & McKenzie, uno de las principales gabinetes jurídicas del mundo dedicado el área del asesoramiento, fusiones y adquisiciones, se convirtió en una gran defensora de los intereses de las multinacionales norteamericanas. Con más poder que ninguno de sus antecesores en el FMI, es la encargada de diseñar los paquetes de rescate indisolublemente ligados a la imposición de severas reformas. Es la policía encargada de vigilar que se cumplan los duros requisitos de austeridad, aunque en países como Grecia más que una policía la consideran una matona.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), ex director ejecutivo del Banco mundial (BM) y ex gobernador del Banco de Italia. Su paso por el estadounidense Goldman Sachs, uno de los bancos de inversión y valores más grandes del mundo, donde se le contrató para "ayudar a la empresa a desarrollar y ejecutar negocios con las principales compañías y gobiernos de Europa", genera cierto recelo en la sociedad europea. Sobre todo, porque durante su paso por Goldman Sachs se ayudó al ejecutivo griego a falsear sus cuentas públicas para ocultar sus alto endeudamiento con instrumentos financieros opacos. Desde su trono del BCE aboga por una mayor integración económica, disciplina fiscal y la defensa de la flexibilización del mercado de trabajo para aumentar la competitividad y así estimular la economía. Draghi ha advertido en varias ocasiones que una posible recapitalización directa de los bancos españoles, sin pasar por el Estado, también vendría acompañado de la exigencia de ajustes, que no solamente podrían afectar al sector bancario sino incluso a políticas gubernamentales.

José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea y ex primer ministro de Portugal. Considerado un político frío y calculador con ansias de poder, es el único que permanece activo de la famosa foto de la Cumbre de las Azores -en la que aparecía junto a Tony Blair, George Bush y José María Aznar- y que desembocaría en la invasión de Iraq. Desde la presidencia de la Comisión Europea, Barroso ha sugerido en diversas ocasiones cambiar las reglas para que el fondo de rescate europeo inyecte capital directamente en los bancos. Desde la salida de escena del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha mejorado su relación con la canciller alemana, Angela Merkel. De su mano planea acometer una reforma ambiciosa de la Unión Europea, aunque por ahora parece que sólo se centrará en la coordinación fiscal, dejando el tema de los eurobonos y el sistema común de garantías de depósitos para más adelante, cuando la emperadora lo considera oportuno. Barroso siempre ha sido fiel a los grandes países europeos, condición necesaria para haber sido reelegido presidente de la Comisión.

Herman van Rompuy, presidente del Consejo Europeo y ex primer ministro de Bélgica. Es el primer presidente permanente del Consejo Europeo desde que se creó el Tratado de Lisboa. Sus cometidos consisten en presidir las reuniones de los Jefes de Estado o de Gobierno, facilitar el consenso entre ellos y representar a la Unión en los foros internacionales. Entre sus objetivos marcados se encuentran proteger la estabilidad financiera y la integridad de la zona euro, así como reforzar la unión económica parea ponerla en consonancia con la unión monetaria. Católico practicante, es un ferviente opositor al ingreso de Turquía en la Unión Europea.

Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios europeos y ex comisario de Ampliación en la Comisión Europea, puesto desde el que gestionó la ampliación de la Unión Europea a los actuales 27 miembros. Aunque en principio se negaba a la recapitalización directa de la banca sin pasar por los estados, ha terminado cambiando de opinión y aceptando dicha posibilidad. Según él, su cambio de decisión se debe a que se está avanzando en la discusión sobre las posibles vías y medios para crear una unión bancaria.

Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, grupo que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de los países de la zona euro, primer ministro de Luxemburgo y ex gobernador del Banco Mundial. A pesar de que siempre ha dejado claro que la situación de España no es comparable a la de Grecia, es uno de los primeros en reclamar una rápida y urgente solución para la crisis de la banca de España.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?