Sábado, 13 de Agosto de 2022

Otras localidades

Mohamed Mursi, el Hermano Musulmán discreto que llevó a los islamistas a lo más alto

El candidato islamista se ha impuesto por estrecho margen al general retirado Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak

Mohammed Mursi ha sido proclamado vencedor de las elecciones presidenciales en Egipto por la Comisión Electoral Suprema.

Mohammed Mursi ha sido proclamado vencedor de las elecciones presidenciales en Egipto por la Comisión Electoral Suprema. / EFE

Mohamed Mursi ha conseguido llevar a los Hermanos Musulmanes a la presidencia de Egipto, 84 años después de la fundación de la cofradía islamista, gracias a la todopoderosa maquinaria del grupo y a su larga, tenaz y organizada oposición al régimen del depuesto Hosni Mubarak.

Este ingeniero de la Nasa, de interminables y aburridos discursos y que raramente dice algo medianamente noticiable, será el próximo presidente del país, gracias a la magnifica maquinaria política de los Hermanos Musulmanes.

Nacido el 20 de agosto de 1951, ha pasado mas de diez años en universidades norteamericanas, de hecho sus hijos tienen nacionalidad norteamericana porque nacieron en su etapa como profesor de la California State University. Es un experto en la fusión de metales y cuando regresó a Egipto en 1985 a dar clases en la universidad fue elegido por primera vez parlamentario en el 2000 y diez años después presidía una facción del partido de los Hermanos Musulmanes tras el inicio de la revolución.

Tras inhabilitar al candidato original El Shater, Mursi se erigió en líder tras muchos años trabajando entre bambalinas llevando temas de seguridad, y no tuvo reparos en enfrentarse, eso sí discretamente como todo él, a Mubarak o someterse a la disciplina interna del partido. El ascenso de Mursi demuestra que la maquinaria política de los hermanos musulmanes bien engrasada es capaz de minimizar el impacto de su anodina personalidad.

También estuvo en las cárceles de Mubarak. Fue en el 2005 tras salir a la calle en apoyo de los jueces egipcios que pedían independencia del régimen. Fue arrestado al inicio de la revolución en enero de 2011. Los que le conocen dicen que es un buen hombre. Él mismo luchó contra el dictador, así que no se va a convertir en un tirano.

Dentro de los Hermanos Musulmanes, forma parte del sector democrático y moderado a nivel político, pero su visión religiosa es muy conservadora. Muchos recuerdan ahora el primer slogan que sonó en su primer mitin como candidato de los hermanos musulmanes: El Corán es nuestra constitución. Y el futuro de Egipto pasa por un Estado islámico, pero no el que cuentan los islamofóbicos, sino el islamismo autentico que trata de desmitificar ante occidente.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?