Últimas noticias Hemeroteca

Las 'mormonadas' de Romney

Ni cafeína ni alcohol para sobrellevar los rigores de la campaña electoral

El candidato republicano, Mitt Romney, junto a su posible numero dos, Paul Ryan, en la carrera a la Casa Blanca /

Con mensajes para los hispanos desempleados de Estados Unidos como "no podemos más", o con la elección de Paul Ryan, un joven tiburón republicano con ideas conservadoras pero capaz de escuchar a quien opine diferente. El mormón Romney tiene algo que gusta mucho a los americanos: toda su familia detrás tirando del carro político.

Está sorprendiendo por sus golpes de efecto. Su programa político de tinte conservador escorado aún más a la derecha, esta encandilando a muchos americanos que consideran las políticas de Obama como inútiles y poco efectivas a la hora de sacarlos de la crisis.

Con mensajes para los hispanos desempleados de Estados Unidos como "no podemos mas", o la elección de Paul Ryan un joven tiburón republicano con ideas conservadoras pero capaz de escuchar a quien opine diferente. El mormón Romney tiene algo que gusta mucho a los americanos: toda su familia detrás tirando del carro político.

Sus dos hijas ya acostumbran a aparecer en videos que, en pocas horas, tienen miles de seguidores por las redes sociales. Le manejan el Twitter, y el Facebook como si fueran las mejores asesoras de campaña. Y por si fuera poco, su hijo Craig Romney, que controla el mercado hispano, habla un español más que fluido gracias a su estancia en Chile, donde estuvo trabajando de misionero mormón tratando de conseguir adeptos.

En España, estamos acostumbrados a verlos bien vestidos, trajeados, con biblias y caminando por las calles. Suelen acudir a viviendas a explicar su versión de la religión siempre en un tono muy educado y respetuoso. Eso hizo Craig Romney en Chile.

De hecho, su contraparte allí, Omar Núñez -que trabaja como operador logístico en la iglesia mormona de Chile durante el año que el joven americano estuvo en su casa- nunca supo que era hijo de uno de los hombres más ricos de Estados Unidos y tampoco le explicó que su padre era político.

Romney no toma alcohol, tal y como estipula la doctrina mormona y, supuestamente, tampoco café. Pero se le ha visto sorbiendo uno de esas mezclas de café con helado y nata que venden en las grandes cadenas norteamericanas y es que, el candidato a la presidencia de Estados Unidos, no lleva los preceptos de su religión hasta sus últimas consecuencias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?