Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El último adiós a Santiago Carrillo

Los restos mortales del histórico dirigente comunista serán incinerados este jueves en el cementerio de La Almudena y sus cenizas se esparcirán en el mar

La capilla ardiente con los restos mortales del ex secretario general del PCE, Santiago Carrillo donde decenas de personas han acudido para darle su último adiós. /

La capilla ardiente con los restos mortales de Santiago Carrillo, fallecido este martes a los 97 años, en el auditorio Marcelino Camacho de la sede de CCOO en Madrid se ha mantenido abierta más tiempo de lo previsto ante las casi 30.000 personas que han acudido.

Fotografía de archivo, del 10 de diciembre de 1976, del histórico dirigente del PCE Santiago Carrillo, durante la rueda de prensa clandestina que ofreció en Madrid, a la que asistieron periodistas españoles y de otros países / EFE

Miles de personas se seguían acercando a última hora de la tarde hasta el auditorio Marcelino Camacho de CCOO, situado en la calle Lope de Vega de Madrid, para despedirse de Santiago Carrillo. Una imagen del histórico del PCE dirigente con la frase "El capitalismo puede llegar a destruir la especie humana" acompaña al féretro.

Pasadas las 22:30 horas, las últimas personas que quedaban en el auditorio han despedido a Carrillo con un prolongado aplauso y cánticos de La Internacional para dar por cerrada la capilla ardiente.

Ante la gran afluencia de gente, la capilla ardiente volverá a abrirse mañana a las 09:00 horas para celebrar un breve acto en el que la familia agradecerá el apoyo recibido, antes de que un cortejo fúnebre se encamine hacia el crematorio pasando por la plaza de Cibeles y la Puerta de Alcalá.

Según CCOO, cerca de 30.000 los ciudadanos que se han acercado a la capilla para despedir a Carrillo y dedicarle unas últimas palabras en los diferentes libros de firma distribuidos en el auditorio. "Gracias por luchar por lo trabajadores" o "Siempre estarás presente en la Historia de España" son algunos de esos mensajes.

Los restos mortales de Santiago Carrillo serán incinerados este jueves en el cementerio de La Almudena, según ha informado su familia, que tiene la intención de llevar luego sus cenizas a la costa asturiana de Gijón para esparcirlas en el mar, como era su deseo.

Santiago Carrillo, secretario general del PCE de 1960 a 1982 y uno de los artífices de la Transición española, murió este martes en su casa de Madrid a los 97 años mientras dormía la siesta, después de que en la última semana empeorara su estado de salud y de que en los últimos meses tuviera que ser hospitalizado en diversas ocasiones.

Fátima Báñez ha sido el primer miembro del Gobierno en acercarse a dar el pésame a la familia. A lo largo de la mañana han ido pasando por la capilla ardiente, entre otros, Alfonso Guerra, Manuel Chaves, Elena Valenciano, la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, José Bono, Ana Belén y Adolfo Suarez Illana que, en nombre de su padre, ha enviado un mensaje de gratitud hacia el difunto. Al mediodía de este miércoles la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ha llegado a la capilla. A las nueve de la mañana se congregaban ya en las inmediaciones de la sede de CCOO en Madrid unas 100 personas y dos horas después la cola para entrar da la vuelta a la manzana.

Decenas de personas empezaron a entrar en la sede antes de las 11 de la mañana, entre los que destacan viejos amigos y conocidos de Carrillo. Uno de ellos, Ángel Jiménez Camacho, quien visiblemente emocionado ha recordado algunos de los momentos vividos con Carrillo en Barcelona y al que ha definido como "un hombre digno, honesto y tolerante según las circunstancias". Javier Méndez de Vigo Hernández, que fue candidato a la Alcaldía de Castellón por el Partido Comunista en el año 1983, ha resaltado la "ironía y socarronería" de Carrillo. También su "cercanía hacia la gente y el respeto hacia el que pensaba distinto". "Un hombre y un político honrado", han afirmado.

Personalidades políticas acudieron este martes al domicilio familiar a expresar sus condolencias a la familia, así como los reyes don Juan Carlos y Doña Sofía, que le definieron como "una persona fundamental en la Transición". Además, el pleno del Congreso en su sesión de este martes irrumpió en aplausos en su memoria al poco de tener noticia de su fallecimiento. Santiago Carrillo, nacido en Gijón en 1915, se afilió al PCE en julio de 1936 y tuvo un papel destacado en la vida política tras el levantamiento militar del 18 de julio de ese año.

Carrillo fue elegido secretario general del PCE en 1960

Como delegado de Orden Público y miembro de la Junta de Defensa de Madrid, le han responsabilizado de la matanza en Paracuellos (Madrid), aunque Carrillo siempre defendió que fue obra de descontrolados. En febrero de 1939 comenzó un exilio de 38 años, que le llevó por diversos países hasta que fijó su residencia en París, y en 1960 fue elegido secretario general del PCE, cuando Dolores Ibárruri, La Pasionaria, fue elegida presidenta. Tras la muerte de Franco usó distintas fórmulas para conseguir la legalización del PCE, como la convocatoria de una rueda de prensa en Madrid el 10 de diciembre de 1976, que provocó su detención, el día 22 de ese mes, llevando una peluca que le haría famoso en toda España.

Diputado en los primeros comicios democráticos de 1977, participó en los Pactos de la Moncloa y vivió el intento de golpe de Estado del 23-F. En 1982 dejó de ser secretario general del PCE y en 1985 se separó definitivamente del partido para crear el Partido de los Trabajadores-Unidad Comunista, con el que no obtuvo escaño en 1986. Desde la infección urinaria que le hizo ingresar dos días en el hospital en 2011, sólo se le había visto en público el pasado 30 de marzo, cuando fue a rendir tributo al fallecido Domingo Malagón, el falsificador de documentos que permitió a muchos comunistas eludir la represión franquista.

Alfonso Guerra: "Yo era niño cuando me llegaban las referencias de un tal Carrillo y lo dibujaban con rabo, tenedor y oliendo a azufre"

Soledad Gallego-Díaz: "Sin Carrillo la historia reciente de España sería peor"

José María Izquierdo: "Al líder comunista le caen broncas"

José Bono: "Hubiera ofrecido a la familia poner la capilla ardiente en el Congreso de los Diputados"

Adolfo Suárez Illana: "Tuvieron una relación simpática, extraordinaria y muy leal"

Cayo Lara: "Me quedo con la parte positiva de Santiago que es inmensamente mayor a la de sombras"

Rubalcaba: "Santiago Carrillo está entre esos españoles claves para entender la Transición"

Carlos Floriano: "Demostró que cuando la nación lo necesita, hay que anteponer los intereses partidistas a los personales"

Soraya Sáenz de Santamaría: "Carrillo puso sobre la mesa la capacidad de dialogar y de entender"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?