Sábado, 13 de Agosto de 2022

Otras localidades

Análisis:

Mitt Romney gira al centro en política exterior

Los candidatos se han enfrentado en el tercer y último debate. Obama advierte de que una administración republicana podría llevar al país a nuevas guerras

Tercer debate entre los candidatos a la Casa Blanca / El candidato republicano Mitt Romeny  ha reconocido que la política exterior de la administración Obama es la menos mala posible. Obama le ha reprochado ser "confuso mandando mensajes a nuestras tropas y aliados". / ATLAS

Mitt Romney quería presentarse como un comandante en jefe creíble. Un hombre de estado, capaz de apoyar la política exterior del presidente Obama, más allá de las contiendas de partido.

El ex gobernador de Massachussets cambió de estrategia durante el tercer y último debate celebrado en Boca Ratón, en Florida. En lugar de atacar a Obama por las diferentes versiones que dio la Casa Blanca sobre el ataque de Bengasi, le felicitó por haber matado a Bin Laden y descabezado a Al Qaeda. Aunque criticó a Obama, Romney dijo que no intervendría militarmente en Siria, ni permanecería más allá de 2014 en Afganistán o se lanzaría a una guerra con Irán. Se mostró de acuerdo con Obama en su política de drones y en las relaciones con Pakistán.

Como en los debates anteriores, Romney giró hacia el centro. "Vamos a tener que hacer algo más que sólo matar a los malos", dijo en varias ocasiones, apostando por ayudar a construir democracias y sociedades justas y prósperas en Oriente Próximo. El ex gobernador de Massachussets defendió que EEUU tiene que liderar, desde una posición de fuerza los acontecimientos internacionales, para conseguir un "mundo más pacífico". Sin embargo, el republicano, no consiguió marcar las diferencias con Barack Obama. No ofreció alternativas a la crisis en Siria, ni dejó claro hasta qué punto apoyaría a Israel en una guerra con Irán.

Romney defendió que el presidente deja el país en una posición más débil que hace cuatro años, en parte por su mala gestión económica en casa. EEUU no puede liderar el mundo si no sigue siendo la primera potencial mundial, argumentó. El republicano criticó a Obama por apartarse de Israel, por no apoyar más decididamente a los rebeldes en Siria y por no actuar con más firmeza contra Irán. "Estamos cuatro años más cerca de un Irán nuclear", repetió Romney en dos ocasiones. Pero, en lugar de ofrecer una visión diferente del papel de EEUU en el mundo, Romney intentaba distanciarse llevando el debate a la política económica.

Obama no dejó pasar la oportunidad e insisitió en que Romney no es un candidato creíble, porque cambia de opinión según sus intereses electorales y carece de la experiencia necesaria para conducir al país por los escenarios internacionales abiertos. "Me alegro de que el gobernador Romney esté de acuerdo con los pasos que estamos tomando", dijo Obama. "Ha habido veces, Gobernador, francamente, durante el transcurso de esta campaña, donde parecía que pensaba que haría lo mismo que nosotros hicimos, pero que si decías las cosas más alto de alguna manera eso las haría diferentes".

Obama presentó a su rival como inexperto y se burló de sus visiones anticuadas. "Tenemos menos barcos, pero también menos caballo y bayonetas, porque la naturaleza de los conflictos ha cambiado. Ahora tenemos eso que se llama portaviones", contestó Obama a una crítica de Romney sobre el tamaño de la flota naval de EEUU. El demócrata dijo que bajo una administración republicana el país podría verse envuelto en nuevas guerras que dispararían de nuevo el gasto militar y el déficit en casa. Romney lo negó y apartándose de George Bush aseguró que no quiere otras guerras como las de Irak y Afganistán.

Obama defendió su gestión y rechazó que haya pedido perdón por la política de EEUU en el mundo árabe. "Esta ha sido probablemente la mayor mentira que se ha dicho durante esta campaña", se defendió Obama. Romney le recordó que durante sus discursos en Oriente Próximo dijo que, el pasado, "EEUU había dictado lo que hacer a otros países". "Presidente, EEUU no ha dictado lo que hacer a otros países", dijo Romney. "Les hemos liberado de dictadores". El debate no ofreció claras diferencias entre los candidatos que puedan ayudar a decidirse a los que no lo hayan hecho ya. Por eso, los dos intentaban llevar las preguntas hacia la economía, el factor más importante para los votantes. En las dos semanas de campaña restantes, Obama y Romney dedicarán todo su tiempo y dinero a convencer a los pocos indecisos de los llamados "estados cambiantes".

Javier Solana: "Obama se ha impuesto de manera clara"

"Obama te habla desde el corazón, Romney lo dice por decir", Irene Calvo, estudiante en la Universidad de Lynn en 'La Ventana' (23/10/2012)

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?