Martes, 28 de Junio de 2022

Otras localidades

Cuando la fiesta se torna en tragedia

Cronología con avalanchas y estampidas en conciertos o festivales en las que ha habido víctimas mortales

Imágenes de los momentos posteriores a la estampida en el Madrid Arena / En las imágenes puede verse a las ambulancias abandonando las inmediaciones del estadio y  a la policía tratando de organizar a los jóvenes que salían de la fiesta minutos después / ATLAS

Avalanchas y estampidas en conciertos o festivales le han costado la vida a cientos de personas a lo largo de los años. Trágicos sucesos que han teñido de luto lo que inicialmente debía ser una fiesta.

Irremediablemente lo sucedido anoche en el Madrid Arena trae a la memoria el incendio de la discoteca Alcalá 20 de la capital, en el que más de 80 personas perdieron la vida una fría madrugada de diciembre de 1983.

Pero por desgracia, tragedias así se ha repetido en demasiadas ocasiones a lo largo de la historia reciente.

En Estados Unidos en 1971 murieron 11 personas en un concierto de The Who, en una aglomeración de asistentes que intentaban buscar asiento. El 20 de febrero de 2003 en Rhode Island, en el incendio de un club nocturno, perdieron la vida más de 90 personas y resultaron heridas 187.

En mayo de 1999, en el metro de Minsk (Bielorrusia), murieron 55 personas aplastadas en una avalancha, cuando intentaban refugiarse de la lluvia a la salida de un concierto de rock.

Indonesia ha sido escenario varias ocasiones de sucesos de este tipo. En diciembre de 2006 fallecieron 10 jóvenes en una estampida durante un concierto y dos años después, 10 personas más en otra avalancha también en un concierto en la ciudad de Bandung.

En agosto de 1996, en Barranquilla (Colombia) perdieron la vida 3 personas en un concierto de la cantante colombiana Shakira.

Una imagen que sin duda quedó grabada en nuestra retina es la de la avalancha de la edición 2010 del Love Parade de Druisburgo (Alemania). Murieron aplastadas una veintena de personas, entre ellas dos estudiantes españolas, y hubo más de 500 heridos. Inexplicable que el acceso a un festival, al que asistían miles de jóvenes, fuese un viejo túnel que se convirtió en una auténtica ratonera. Terrible además -que como hoy ha sucedido en la fiesta de Halloween del Madrid Arena- hubiera gente disfrutando de la música mientras fuera se sucedía la tragedia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?