Miércoles, 28 de Septiembre de 2022

Otras localidades

Los trabajadores pierden cada vez más poder adquisitivo

La pérdida de poder de compra desde 2010 se acercará al 7% a finales de 2012

Las empresas ganan peso en el reparto de la renta nacional a expensas de los trabajadores.

La moderación de los salarios y el aumento de los precios están produciendo una merma muy importante del poder adquisitivo de los trabajadores y un desplazamiento de las rentas de los trabajadores a las empresas. Desde 2010 aunque los salarios crecen nominalmente algo, los precios están subiendo más, así que los trabajadores tienen menos poder de compra. Un 4,4% menos en los dos últimos años, que al final de este año se aproximará al 7% menos si las remuneraciones y el IPC (tal y como los mide el INE) siguen al ritmo que van.

Que los sueldos crezcan menos que los precios supone a grandes rasgos que las empresas están ganando margen a expensas del trabajador. Ese margen no tiene por qué ser directamente beneficio; puede dedicarse a la inversión, por ejemplo, pero las cifras de Contabilidad Nacional también muestran que el gasto en inversión retrocede en los últimos años sin excepción.

Por otro lado, la Contabilidad Nacional señala que, desde el comienzo de la crisis, las empresas acentúan su ganancia de peso en el reparto de las rentas frente a los trabajadores. Así, a mediados de 2007 el 41,7% de las rentas estaba en manos de las empresas y a mediados de este año era el 44,7%, tres puntos más. Es decir, las empresas, que son menos que antes de la crisis, se reparten un trozo más grande de la tarta de rentas.

Devaluación interna: bajar salarios

Estos resultados no son más que la traslación a la economía real de la idea de la "devaluación interna" en la que insisten instituciones internacionales, organizaciones empresariales y el Banco de España: la forma para ganar competitividad, ya que no se puede devaluar la moneda, es bajar los salarios para que bajen los precios.

Los precios, tal y como los mide el IPC, están ahora repuntando, a lo que están contribuyendo de forma destacada los combustibles y los impuestos. Sea por el coste de las materias primas, sea por las subidas de impuestos, sea por que las empresas están aumentando su margen, sólo los trabajadores están cumpliendo su parte en el pacto implícito que supone la devaluación interna: que todos hagan un esfuerzo para contener los precios, para ser así más competitivos fuera.

Los expertos señalan además otro problema en estas políticas de bajadas de salarios: estas medidas se

basan en pensar "únicamente en la dimensión del salario como coste laboral", dice Ignacio Pérez Infante, del colectivo Economistas frente a la crisis. "Pero ¿qué importa que al empresario le sea muy beneficioso producir porque el excedente puede aumentar mucho ya que los salarios bajan, si lo que produce no lo puede vender porque la demanda ha caído precisamente por ese retroceso de los salarios?".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?