Lunes, 02 de Agosto de 2021

Otras localidades

Félix Grande: "El flamenco es la canción protesta más irrompible y duradera"

El poeta dirige el curso 'Memoria y celebración del flamenco' en la UIMP

El poeta extremeño Félix Grande dirige el curso 'Memoria y celebración del flamenco' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

El poeta extremeño Félix Grande dirige el curso 'Memoria y celebración del flamenco' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo / ALBERTO AJA (UIMP)

Santander se convierte en una de las capitales del flamenco durante toda la semana. En el Palacio de la Magdalena se discute el valor de este género musical que nació para "mirar de frente las emociones más trágicas de la conciencia humana ", según Félix Grande.

"Mira si soy desgraciao que estoy deseando morirme pa' dormir bajo techao". Con esta copla demuestra el poeta Félix Grande el carácter crítico del flamenco. Según dice, desde su origen los cantaores "no tenían una constante reivindicación social en su conciencia pero sí un profundo conocimiento del dolor de la injusticia". Precisamente, a ese comienzo se remonta el 'Premio Nacional de Literatura', para recordar que "las emociones fundamentales por las que surge el flamenco son el dolor, el hambre, el sufrimiento y el miedo".

Ni Serrat, ni Jarcha, ni Lluis Llach, ni Labordeta. El extremeño indica que el flamenco es "la canción protesta más importante, más irrompible y duradera que se ha inventado en castellano" y pone en valor que "esos seres analfabetos e iletrados" -refiriéndose a los que iniciaron el cante jondo- consiguieran "sacar la genialidad para encontrar en cada lenguaje lo esencial de las emociones radicales".

En ese recorrido histórico, Grande ha contado las batallas de "ciertos cantaores, críticos y guitarristas que se dieron cuenta de que había una lectura civil, política del flamenco". El poeta ha mencionado a Enrique Morente o José Meneses quiénes en los años 60, "hacían de cada concierto un mitin" y "eran los que más guardias civiles reunían".

El director del curso ha terminado con otro pequeño fragmento de una soleá para demostrar la postura de resistencia del flamenco: "Señor que vas a caballo y no das los buenos días, si el caballo cojeara otro gallo cantaría".

"La situación del flamenco es magnífica y crítica a la vez"

El secretario del curso, Pepe Martínez, tiene una visión agridulce del estado del flamenco. En el lado positivo, este doctor en filosofía destaca que "el flamenco vive el mejor momento de su historia en cuanto a difusión, reconocimiento, presencia en los medios y desaparición del anti flamenquismo de una manera explícita". Sin embargo "también vive un momento crítico porque las formas de transmisión (barrio, familia, tradición oral) están desapareciendo y se impone la necesidad de encontrar una fórmula para que el flamenco mantenga su esencia y al mismo tiempo acceda a los nuevos ámbitos donde se va a tener que propagar (academias, conservatorios y universidad)", manifiesta.

Félix Grande ha rebatido esta idea y achaca "a la juventud" de Pepe Martínez su pesimismo: "la música flamenca es un lenguaje tan poderoso, tan vinculado con la conciencia de la especie, un código expresivo tan completo y dinámico que es imposible pensar que pueda, ni siquiera, disminuir", ha subrayado tajantemente el poeta.

En esta felicidad que siente ha querido valorar el papel de los medios de comunicación, quienes "llevan dos o tres décadas apoyando al flamenco". "No sabéis la alegría que nos da a los viejos ver esto", concluye.

"Los intelectuales se ponen muy gilipollas cuando hablan de algo que no saben"

Haciendo un repaso por el tratamiento histórico de este género musical y artístico, el responsable del encuentro ha reconocido que el "fervor intelectual hacia el flamenco empieza con la Generación del 27". En esta corriente de pensamiento sobresale Federico García Lorca, quien "estaba perseguido y preparado para olfatear de una manera podenca el flamenco. Y lo escribió estupendamente", indica. No obstante, también ha querido lanzar una piedra a la mayoría de los referentes anteriores -a excepción de la familia Machado- que "echaron la culpa al flamenco de todos los males de España. Decían que estaba reblandeciendo el tuétano de la patria". Y apostilla: "algunos intelectuales se ponen muy gilipollas cuando hablan de algo que no saben con el orgullo y la soberbia de haber pasado por la universidad".

"Ya me gustaría a mí escribir algo que se pareciera al flamenco"

En defensa de este arte, Félix Grande ha querido rendir un homenaje de 2.000 páginas "para pagar el primer plazo de la deuda" que tiene con el flamenco. En un alarde de modestia, subraya que le gustaría escribir poemas de talante social aunque no sean tan breves como el siguiente fragmento: "la noche del aguacero dime dónde te metiste para que no se te mojara el pelo". Según el literato, en estas pocas sílabas se describe una realidad tan universal como son los celos, mientras que uno de los poemas más ilustres (Rima XLII: 'Cuando me lo contaron sentí el frío'), el célebre poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer necesitó tres estrofas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?