Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 10 de Diciembre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA Andrés Velencoso y Quique Dacosta en 'La Ventana'

Los jefes militares de diez países se reunirán en Jordania para abordar el conflicto sirio

Entre ellos está EEUU, Arabia Saudí, Turquía, Reino Unido y Francia

Los jefes del Estado Mayor de diez países, entre ellos EEUU, Arabia Saudí, Turquía, Reino Unido y Francia, se reunirán en Jordania el próximo lunes, según han confirmado las delegaciones de Reino Unido y Francia a Reuters, para abordar el conflicto sirio, que ha entrado en una nueva fase tras la denuncia de los opositores de un posible ataque con armas químicas, el miércoles pasado, que dejó 1.400 muertos al este de Damasco.

Más información

Las naciones revisarán planes de cooperación militar, anunció este viernes un portavoz del Ejército jordano. El Gobierno de Ammán ha confirmado que EEUU tiene en su territorio misiles Patriots y aviones F16, además de mil efectivos, que podrían estar esperando a un posible despliegue o ataque puntual contra Siria. Tres son las vías militares esenciales que estudia la comunidad internacional: el refuerzo en la formación y armamento de los rebeldes, ataques aéreos puntuales y una zona de exclusión aérea al sur del país. Hoy la división de opiniones es total entre quieres quieren golpear ya y con dureza al régimen de Bachar el Asad y quienes piden pasos prudentes.

Justo este sábado por la mañana, la televisión estatal siria ha informado de que los soldados del régimen han encontrado agentes químicos en túneles rebeldes del barrio de Jobar, parte del suburbio de Damasco atacado el miércoles. Algunos soldados estaban mostrando síntomas de asfixia y las ambulancias estaban llegando a la zona, sostiene el canal. "Los héroes del Ejército están entrando en túneles de terroristas y han visto agentes químicos", señala. Las tropas leales a El Asad se están preparando, añade, para una carga importante contra la zona para neutralizar a los rebeldes, que no se había producido aún a media tarde.

El presidente de EE UU, Barak Obama, ya está sopesando distintas opciones para responder a una supuesta agresión que ha supuesto un giro brusco a la postura de las potencias mundiales sobre Siria. Por el momento, EE UU ha reforzado su despliegue naval en la zona y los consejeros del presidente le han sugerido que tenga en cuenta la intervención en Kosovo en 1999, bajo el paraguas de la OTAN, como modelo, informa 'The New York Times'. Este sábado se ha celebrado una reunión de sus principales asesores para determinar qué pasos se pueden comenzar a dar, pese a que no hay pruebas concluyentes del uso de armas químicas por parte del régimen y de que la ONU está dividida y no mandataría una misión armada, porque Rusia y China se negarían.

La Marina estadounidense aumentará su presencia en el Mediterráneo con el despliegue de un cuarto barco de guerra. Se trata del USS Mahan, que había finalizado su despliegue y debía regresar a su base en Norfolk, en el Estado de Virginia. Sin embargo, el comandante de la Sexta Flota ha decidido mantener el barco en la región. Al menos dos de estos barcos portan misiles de crucero Tomahawk, prácticos si se decide atacar Siria desde el exterior.

"El Departamento de Defensa tiene la responsabilidad de facilitar al presidente las opciones para todas las contingencias. Esto requiere posicionar nuestras fuerzas, nuestras herramientas, para ser capaces de llevar a cabo estas opciones, sea cual sea la que elija", ha dicho Hage, unas declaraciones efectuadas ante varios periodistas que viajaban con él en un avión militar camino de Malasia.

La búsqueda de pruebas del ataque del miércoles que ya está planificando la CIA puede no arrojar resultados hasta dentro de varias semanas o meses, incluso. Ángela Kane, la jefa de desarme de la ONU, ha llegado este sábado a Damasco para presionar a El Asad y pedirle que deje que los investigadores que llevan ya una semana en la zona puedan acudir al suburbio de Ghouta, la zona afectada. "Hay que hacer un estudio inmediato, exhaustivo e imparcial", insiste Kane. Hay una decena de químicos y médicos alojados en un hotel, que no pueden casi ni salir de él, y que no tienen el mandato de la ONU ni el permiso del régimen para acudir al barrio afectado y recopilar pruebas. Su misión se limita, hoy, a visitar tres lugares prefijados, donde deben declarar si se usaron armas químicas, no si las usó el Gobierno o la oposición.

William Hague: "Creemos que es un ataque químico organizado por el régimen de Al Assad"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?