Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 16 de Noviembre de 2019

Otras localidades

¿Burbuja gastrotelevisiva?

Alberto Chicote, en el FesTVal Aprovechando que se ayer se presentaron en el FesTVal de Vitoria la edición Junior de MasterChef y también Top Chef, el talent show de profesionales de la cocina que emitirá Antena 3 este otoño, he querido reflexionar con vosotros sobre esta nueva faceta televisiva de la cocina y la gastronomía. Hace poco más de un año, si mirabas la parrilla de televisión en busca de contenido gastronómico, lo único que podías encontrarte era al gran Karlos Arguiñano (que es un máquina) antes de comer, preparando una receta durante 30 minutos y, con un poco de suerte, quizás un Gordon Ramsay’s Kitchen Nightmares a las dos de la mañana en un canal minoritario. Nada más. Si eras un poco foodie, tenías que recurrir a programas extranjeros o a canales de pago. MasterChef Junior, en el FesTVal Por el contrario, desde el estreno de la Pesadilla en la Cocina de Chicote, no pasa una semana sin que nos encontremos  contenido gastronómico en prime time. Hay quien comienza a calificarlo de “burbuja”, casi asimilándolo a la inmobiliaria que tantos quebraderos de cabeza nos ha dado en los últimos años. Como si las cadenas hubieran visto un filón y se propusieran explotarlo hasta dejarlo seco y después tirarlo. ¿Hasta qué punto es esto así? Yo ya era aficionado a la cocina, a la gastronomía y, en general, al buen comer, mucho antes de haber concursado en MasterChef, y siempre he acusado la falta de interés del público general por estos temas. Fuera de los frikis bloggers que nos leíamos los unos a los otros, los cuatro críticos gastronómicos y algún que otro entendido, el resto de la gente no se interesaba demasiado por lo que pasaba en este mundillo mucho más allá de lo que había en su plato a la hora de comer o lo bien que cocinaba su abuela. Ahora sin embargo la cocina está en boca de todos y, la verdad, no veo en qué modo puede resultar esto perjudicial. Me explico:
  1. Estamos aprendiendo como funcionan por dentro los restaurantes y, por consiguiente, a ser más críticos cuando las cosas están mal hechas y a valorarlas más cuando salen perfectamente.  En un país que vive eminentemente del turismo, creo que es importante que los locales tengamos criterio y sepamos exigir para poder ofrecer los estándares de calidad que se esperan del sector. Esto es un comienzo.
  2. El cocinero, que se tenía como un oficio de segunda, está pasando a ocupar el lugar que se merece y su trabajo, como creador y gestor, por fin se ve reconocido y valorado. A mí me han venido niños de 10 años acompañados de sus padres y me han dicho que querían ser cocineros de mayores. ¡Sí, sí! Ni futbolistas, ni pilotos de F1 ni actores. ¡Cocineros! Esto me parece precioso y un cambio de mentalidad muy serio.
  3. La gente en sus casas se está interesando por la cocina y se está soltando a cocinar. Cada vez es más habitual que un par de parejas o unos amigos queden en casa de otros, lleven un par de platos y disfruten todos juntos de un vino y una comida. Quizás haya algún motivado que haga pollo al ajillo con aire de mostaza o quiera esferificar el gin-tonic de después de comer pero, en general, es super enriquecedor; contribuye a conocer mejor el producto que tenemos, a aprender nuevas recetas y, en consecuencia, a mejorar en media los hábitos alimenticios.
  4. Por primera vez un programa (MasterChef) le ha ganado en audiencia a la final de Gran Hermano. Sobran palabras para expresar mi dicha.
?????????????????????????? De momento yo creo que todo es positivo. Es cierto que poner a niños a competir cocinando no es lo más habitual y puede que una competición de chefs profesionales al estilo Top Chef se escape del interés del público general. Esto es televisión y, aunque parezca que sí,  no se lo está inventando nadie. Viene de otros países en los que ya ha funcionado y las cadenas solo imitan el patrón de ultramar. Es cierto que todo en exceso es malo pero al final se medirá en audiencias y si el público considera que las televisiones se están pasando, lo hará saber. Así que no sé ustedes pero yo me voy a tumbar en el sofá y lo voy a disfrutar. No adelantemos acontecimientos que para algo que no está en crisis…   * Fotos: Efe / Adrián Ruiz de Hierro (I y III) - Cortesía del FesTVal (II).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?