Últimas noticias Hemeroteca

Obama: "Fui elegido para acabar guerras, no para iniciarlas, pero hay que tomar decisiones"

El G-20 acaba sin llegar a un acuerdo sobre el conflicto sirio y una intervención

Los líderes del G20 cierran la cumbre celebrada este miércoles y jueves en San Petersburgo, antigua capital imperial rusa. /

Barack Obama ha defendido sus planes para iniciar una intervención militar en Siria, que considera necesaria para defender la normativa internacional contraria al uso de armas químicas contra la población, pero no ha querido aclarar si seguirá adelante en caso de que el Congreso no le dé su aval

Más información

En rueda de prensa al término de la cumbre del G20 en San Petersburgo, el presidente estadounidense considera que la defensa del Derecho Internacional se antepone al consenso en Naciones Unidas sobre un ataque a Siria. "Si vamos en serio sobre nuestra prohibición del uso de armas químicas, entonces necesitamos una respuesta internacional, y esa respuesta no procederá del Consejo de Seguridad de la ONU", afirma. Con todo, Obama declara que la intervención militar, que el Congreso de Estados Unidos está pendiente de aprobar, está lejos de ser su preferida. "No es conveniente. No creo que sea precisamente la clase de opción que la población mundial considere especialmente atractiva", lamenta el presidente de Estados Unidos. Pero la pregunta es '¿acaso estas normas no significan nada?' ¿Qué pensaríamos de nosotros mismos si no actuáramos?", ha indicado el presidente.

"Esto no es algo que hayamos inventado nosotros, no es algo que estemos usando como excusa para una acción militar", insistió en referencia al ataque químico del que Washington ha responsabilizado abiertamente al régimen de Bashar al Assad. "Fui elegido para acabar guerras, no para iniciarlas (...) pero tenemos que tomar decisiones difíciles cuando defendemos las cosas que nos importan", añade. En referencia a la votación del Congreso, el presidente ha eludido responder sobre si actuará de todos modos en el caso de que el poder legislativo rechace la intervención, una opción a la que podría recurrir haciendo uso de sus privilegios presidenciales si considerara que EEUU está bajo amenaza directa. "Se lo planteo al Congreso, porque siendo sinceros: no puedo decir con toda seguridad de que Al Assad es una amenaza directa e inminente para Estados Unidos. En este sentido, no puedo dar una respuesta directa", reconoció el presidente.

Previamente, uno de sus principales asesores ha declarado que el presidente Obama no pretende autorizar un ataque militar contra Siria si el Congreso no da su visto bueno al mismo. "El presidente por supuesto tiene la autoridad para actuar, pero ni es su deseo ni su intención usar esa autoridad si no cuenta con el respaldo del Congreso", ha explicado el viceconsejero de seguridad nacional, Tony Blinken, en declaraciones a la emisora NPR. Según la web 'Politico', Obama no cuenta aún con los respaldos necesarios para sacar adelante en el Congreso su propuesta de llevar a cabo un ataque limitado contra Siria en respuesta al uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al Assad. De acuerdo con este medio, que basa su información en fuentes republicanas y demócratas en la Cámara de Representantes, si se celebrase ahora una votación en la Cámara Baja el presidente sufriría un duro revés.

Dado que parece probable que el Senado dará su visto bueno a la intervención la próxima semana -aunque la votación podría aplazarse- después de que la Comisión de Exteriores de la Cámara Alta la avalara este miércoles, los esfuerzos del Gobierno están centrados ahora en convencer a los representantes. A tal efecto, y para incrementar el apoyo de la población, Obama ha anunciado que se dirigirá a la nación el próximo martes a través de un discurso televisado para explicar su estrategia militar.

Putin asegura que Rusia ayudará a Siria si se produce un ataque militar exterior

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Estados Unidos, Barack Obama, han mantenido una reunieron este viernes en el marco de la cumbre del G-20 que se celebra en San Petersburgo. Un encuentro en el que no han conseguido llegar a un acuerdo sobre el conflicto en Siria. "Fundamentalmente, se abordó el asunto de Siria. Las divergencias se mantienen", ha dich a la prensa Yuri Ushakov, asesor del jefe del Kremlin, tras la reunión entre ambas mandatarios que no estaba prevista. "Nos quedamos cada uno con su propia opinión. Pero hay diálogo". Pese a las claras discrepancias, Putin ha destacado que "fue una conversación sustanciosa, constructiva y afable. En todo caso, en un clima de buena voluntad".

Aun así, Putin no ha dudado en afirmar que su país ayudará a Siria en caso de un ataque militar exterior. "¿Vamos a ayudar a Siria? Sí", afirmó Putin en respuesta a una pregunta sobre qué hará Moscú en caso de una intervención militar exterior en Siria. Además, ha adelantado que "en el curso de la reunión de Putin con Obama se llegó al acuerdo de continuar los contactos, principalmente a través de los ministros de Exteriores respecto a una serie de asuntos, también relacionados con Siria". Putin ha asegurado que los planes de Estados Unidos de lanzar un ataque "limitado" a Siria sólo cuentan con el respaldo de cinco países del G20. Así, el presidente ruso enumeró a Francia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí y el Reino Unido, aunque destacó que el Parlamento de este último país "atendiendo a la voluntad del pueblo" manifestó su rechazo a la acción militar contra el país árabe.

Obama: "No llevaré el conflicto sirio al Congreso solamente como algo simbólico"

Rajoy: "Los crímenes no pueden quedar impunes y la comunidad internacional debe dar una respuesta firme"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?