Domingo, 26 de Junio de 2022

Otras localidades

SUPER BOWL

Super Bowl 2014: la última oportunidad de Peyton Manning

La edición XLVIII de la Super Bowl presenta una final inédita entre Denver Broncos y Seattle Seahawks, los dos mejores equipos en temporada regular, bajo un frío implacable

Pat Bowlen, propietario de los Broncos,y John Elway, director general, presentan a Peyton Manning.

Pat Bowlen, propietario de los Broncos,y John Elway, director general, presentan a Peyton Manning. / EFE

LaSuper Bowl de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano), el evento deportivo más seguido en términos de audiencia año tras año, tendrá como principal novedad el encuentro entre dos equipos que nunca se han visto las caras en una final. Esta edición tendrá lugar en la madrugada del 2 al 3 de febrero en España, en el MetLife Stadium, de East Rutherford (Nueva Jersey).

Los Broncos de Denver cuentan con más experiencia en finales jugadas. Seis intentos de los que obtuvieron solo dos trofeos, aunque fueron los dos últimos y consecutivos. Son por lo tanto un equipo histórico en finales, consiguiendo su último título en 1999, en la ciudad de Miami, frente a los Atlanta Falcons. En esa consecución el héroe fue el quarterback, John Elway, actual miembro del 'Salón de la Fama'. Su sucesor en los Broncos para esta ocasión será Peyton Manning, ídolo en vida, y por el que pasarán gran parte de las opciones de devolver una Super Bowl que llevan muchos años esperando.

Enfrente, los Seattle Seahawks son los primerizos. Un conjunto que llega a su segunda final de la historia, tras el ingrato recuerdo de la jugada en 2006, en Detroit, y en la que perdieron ante los Pittsburgh Steelers. Pero hay algo que los Seahawks tienen y los Broncos no y esa es la ilusión de conseguir su primera Super Bowl de la historia. Una mezcla de inexperiencia y nervios que si consiguen dar la vuelta a su favor, pueden ser el aliciente que les lleve hasta el título. Se presentan como la cenicienta, aunque su temporada dice lo contrario.

Los Broncos, campeones de la AFC (Conferencia Americana), llegan después de derrotar a los New England Patriots del gran Tom Brady. Una rivalidad, la de Manning y Brady, que viene de largo y que en esta ocasión se llevó el de Denver. Por su parte, los Seattle Seahawks son los campeones de la NFC (Conferencia Nacional) tras derrotar a los sorprendentes San Francisco 49ers que procedían de las wild cards. Ambos equipos tienen una cosa en común y es el pasado de sus entrenadores. Pete Carroll (Seahawks) y John Fox (Broncos) trabajaron como asistentes de la Universidad de Iowa State.

En la final se darán cita la defensa más poderosa de toda la liga (Seahawks) contra la delantera más prolífica (Broncos). O lo que es lo mismo, el equipo que más yardas ha conseguido en temporada regular, contra el equipo que menos ha permitido. Una declaración de intenciones. Una de las claves del partido puede ser la primera parte. Los aficionados de los Broncos esperan que su equipo marque diferencias desde el principio, ya que los de Denver presentan un balance de 14-1 en partidos de postemporada, siempre que se marchan venciendo al descanso. La presión de una final, el largo intermedio televisivo y el hecho de ir por debajo en el marcador puede pesar mucho a los inexpertos Seahawks.

Otro de los sucesos que marcan el contexto de este día es que posiblemente se trate de la última final para Peyton Manning. El jugador más famoso y determinante de todos los que se dan cita. Récord incluido de touchdowns y yardas conseguidas con sus pases en este mismo curso. Con 37 años, considerado uno de los cinco mejores de la historia, el quarterback de Broncos solo ha llegado a dos finales en su dilatada carrera, ganando una en 2007 y perdiendo la otra tres años después en las filas de los Indianapolis Colts. Poco recorrido para un grande, y aún con todo, es el único jugador de todos los que se dan cita en la final que ya sabe lo que es ganar una Super Bowl. Con una hazaña el día 2 podría desquitarse de todas la críticas recibidas sobre sus actuaciones de postemporada hasta la fecha, que dicho sea de paso, no han rayado al nivel esperado.

¿Cómo se puede romper el récord de pases de touchdowns con 37 años?

En su tercer intento, Peyton Manning puede igualar a su hermano pequeño, que con cuatro años menos ha jugado y ganado dos finales. Ironías de la tremenda saga familiar que se completan con la posibilidad de que Peyton gane su segundo título en el estadio de su hermano (el 'MetLife Stadium', sede de los Giants). Cuando precisamente fue Eli Manning quien ganó su segunda 'bowl' en la casa de su hermano mayor (el Lucas Oil Stadium, de Indianapolis), antes de que fichara por Denver.

Pero Seattle también tiene sus argumentos, fuera de una defensa prodigiosa. El mayor de la saga Manning tendrá que ver desde el banquillo cómo se las ingenia la defensa de los Broncos ante una pareja que está pisando fuerte. Rusell Wilson (quarterback) y Marshawn Lynch (running back) de los Seahwaks llevan la palabra 'peligro' sobre sus hombros. El primero es un jugador joven que curiosamente se formó en la academia de los Manning. Fundación donde el padre y los dos hermanos imparten clinics por todo el país. La primera vez que Peyton y Wilson se cruzaron ya como profesionales, Manning le dijo: "oye, ¿te he visto en algún lado? ¿De dónde te conozco?" Lo que no sabemos es si en la final se arrepentirá de haberle enseñado más de la cuenta.

La segunda amenaza de Seattle, Marshawn Lynch, es posiblemente el mejor velocista y 'driblador' de la presente temporada. El mismo que ha completado más de 100 yardas por partido en cuatro de las seis veces que ha jugado en playoffs. Lo que incluye la ronda de división y la final de conferencia de esta misma campaña. Un puro escapista al que es imposible parar cuando entra en 'modo bestia'.

Marshawn Lynch: La transformación en bestia

Todo esto en lo que se refiere únicamente al juego, porque el otro factor determinante es la temperatura. El hombre del tiempo merece estos días el mismo protagonismo que el propio Manning, desde que se conociera la sede de la final. Un estadio sin techo que tendrá que soportar temperaturas cifradas sobre los 4º bajo cero, a la hora del encuentro. Por si no fuera poco, febrero es el mes en que más nieva en Nueva York y son muchas las tormentas que amenazan cada año. Aunque las previsiones de precipitaciones ahora mismo se ciernen en torno al 20%, los comisionados de la NFL están jugando con fuego. O en este caso con hielo.

Sobre todo, porque los jugadores están acostumbrados de sobra a participar en ambientes fríos, pero los 82.000 seguidores que se darán cita en el 'MetLife' sí tendrán que luchar contra los elementos. De hecho, se espera que el tradicional tailgate, reunión de las aficiones en el aparcamiento antes del partido para comer, beber y beber más, se cancele por culpa del temporal. Un ambiente que, sin duda alguna, no podrá estropear la fiesta del fútbol americano.

Historial de todas las Super Bowl

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | 'Punto, SER y partido' | Fórmula 1 Más deportes

Especial de la Super Bowl en 'Conexión NFL'

Especial de la Super Bowl en 'Conexión NFL'

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?