Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Estupor por la pena capital para 529 seguidores de los Hermanos Musulmanes

Se los vincula con la muerte de un oficial de policía, el intento de asesinato de otros dos y el asalto a varios edificios públicos en la ciudad sureña de Matay

Varios periodistas permanecen entre rejas durante su juicio por presunta difusión de información falsa y pertenencia a "grupo terrorista", en El Cairo /

La represión desencadenada sobre los Hermanos Musulmanes tras el golpe de Estado del pasado julio, ha vivido este lunes probablemente la vuelta de tuerca más severa. Un juez de la provincia de Minia, al sur de El Cairo, dictó pena de muerte para 529 supuestos simpatizantes de la Cofradía, acusados de perpetrar actos violentos durante los disturbios posteriores al desalojo violento de las acampadas islamistas del pasado agosto.

A los condenados a la horca se los vincula con la muerte de un oficial de policía, el intento de asesinato de otros dos y el asalto a varios edificios públicos en la ciudad sureña de Matay. El macrojuicio comenzó el pasado sábado y sólo 48 horas después el togado ordenó la que se ha calificado como la pena capital más masiva de la historia de la judicatura en Egipto.

Familiares y abogados de los convictos subrayaron la presteza de la Justicia para tomar una decisión, resuelta en sendas vistas que no se prolongaron más de cinco minutos según sus versiones. De acuerdo con sus declaraciones en la prensa local, los acusados ni siquiera tuvieron oportunidad de explicarse ante juez y fiscal.

Debido a la clandestinidad a la que se han visto relegados, los Hermanos Musulmanes condenaron la sentencia a través de su página web y las redes sociales. El movimiento islamista considera que se trata de una "clara violación de todas las normas de humanidad y legalidad", perpetrada por "una judicatura corrupta que está siendo utilizada por los comandantes del golpe que acabó con la revolución egipcia e impuso un régimen brutal".

Varias organizaciones locales de derechos humanos y abogados egipcios también alzaron la voz. Aunque quizá la reacción más sonora provino de Amnistía Internacional, la ONG con sede en Londres. Según un comunicado de la organización, la condena es un "grotesco ejemplo de los defectos y del carácter selectivo del sistema judicial de Egipto".

Amnistía agrega que supone el "mayor número de condenas vistas en los últimos años, no sólo en Egipto sino en cualquier país del mundo" y que representa el número más elevado que se produce en un año en cualquiera de los 40 países del mundo que siguen cometiendo esta práctica.

De los 529 procesados, sólo 147 estaban presentes en la sesión, mientras que el resto fueron condenados en rebeldía. Además otras 16 personas fueron absueltas. La sentencia es recurrible, una vez que sea confirmada oficialmente el próximo 28 de abril. El gran muftí -la máxima autoridad religiosa del país- debe también pronunciarse, aunque su decisión no es vinculante.

Varios expertos legales dudan de que la condena se ejecute, pero en cualquier caso sienta un durísimo precedente. Precisamente este lunes una decena de partidos políticos y movimientos sociales de carácter liberal habían convocado una manifestación para pedir la liberación de los presos políticos. Allí el defensor de derechos humanos, Mohamed Awad, señalaba que "la campaña de arrestos emprendida por el Gobierno no sólo despierta un sentimiento de indefensión, sino que revela la arbitrariedad del sistema judicial egipcio, porque la mayoría de los detenidos ni siquiera tienen filiación política".

No hay cifras exactas, pero distintos informes independientes elevan a más de 21.000 el número de presos de conciencia, la mayoría de ellos islamistas. En las últimas semanas se han multiplicado las denuncias por malos tratos en las prisiones, aunque el Ministerio del Interior los niega, como también rechaza que los apresados sean presos políticos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?