Sábado, 21 de Mayo de 2022

Otras localidades

La victoria de la izquierda de Syriza en Grecia no supondrá la caída del Gobierno

La izquierda tampoco ha logrado consolidarse en las elecciones regionales y locales celebradas este domingo

Alexis Tsipras, líder de Syriza, en una imagen de archivo

Alexis Tsipras, líder de Syriza, en una imagen de archivo / GETTY IMAGES

A pesar de su histórica victoria, la ventaja de la izquierda es de menos de cuatro puntos respecto al partido gobernante Nueva Democracia, y no ha logrado consolidarse en las elecciones regionales y locales de este domingo. Alexis Tsipras ha pedido elecciones anticipadas, pero nada apunta a que vaya a lograr su propósito.

Por primera vez una formación claramente izquierdista logra la victoria en Grecia. Syriza logra el 26,5% de los votos, seguida por Nueva Democracia con el 22,7%. Una ventaja de menos de cuatro puntos que a juicio de los analistas no resta legitimidad al actual Gobierno. Además, Syriza sólo ha logrado dos de los 13 gobiernos regionales en juego, y ha sufrido derrotas importantes, como en la alcaldía de Atenas.

Alexis Tsipras ha exigido elecciones anticipadas tras conocer los resultados. Considera que la victoria de Syriza deja sin legitimidad moral y política al Gobierno, y que estamos ante la derrota de las políticas de austeridad en el país "elegido como conejillo de indias por los líderes europeos". El primer ministro Antonis Samaras cree en cambio que su Gobierno sigue siendo el garante de la estabilidad del país, y que el mensaje de las urnas no es el que quería obtener Syriza.

"Hablamos de una victoria a nivel simbólico" explica el analista político de Eliamep Dimitris Sotiropoulos "porque es la primera vez que en Grecia un partido de la izquierda ha podido ganar las elecciones. Pero no hay un cambio de una importancia tan grande como creía Syriza". Para este profesor, "la legitimidad del Gobierno griego ha sufrido un golpe, pero el partido socialista (Pasok) y la derecha de Nueva Democracia continuarán juntos en el gobierno hasta marzo o abril del 2015". En esa fecha el Parlamento griego debe elegir nuevo presidente del país, y es previsible que haya que convocar elecciones ante la falta de acuerdo sobre ese puesto.

En las elecciones de este domingo, los nazis de Aurora Dorada se ubican en tercera posición con el 9,3% y el Pasok, que integra la coalición de gobierno junto a ND, logra la cuarta posición con el 8%. Muchos creían que el Pasok iba a ser castigado por el voto de protesta y por la fuga hacia otros movimientos de izquierda, pero la histórica formación ha logrado no desfondarse.

En las elecciones locales, Syriza no ha logrado la victoria a la alcaldía de Atenas, que seguirá en manos de Giorgos Kaminis, un independiente apoyado por el Pasok. En los comicios regionales, de los trece gobiernos en juego Syriza ha logrado sólo dos: las Islas Jónicas y Ática, esta última región muy importante porque en ella está Atenas y alberga al 30% de los electores griegos.

Los griegos no son nazis

Aurora Dorada , con varios de sus líderes y diputados en prisión por integrar una organización criminal que ha llevado a cabo ataques y asesinatos racistas y xenófobos, ha logrado a pesar de esto la tercera posición. "Los griegos no son nazis", explica el profesor Sotiropoulos, "pero la idea de que la clase política está totalmente corrompida y de que la nación griega es una nación gloriosa son ideas muy populares y el partido de los nazis ha explotado esos temas y ha ganado votos".

Curiosamente el cabeza de lista de Syriza para el Parlamento Europeo es Manolis Glezos, un histórico de la resistencia contra la ocupación nazi de Grecia cuya hazaña más conocida fue arriar la bandera nazi de la Acrópolis de Atenas en 1941. Ahora tiene 91 años y se declara dispuesto a acudir a Estrasburgo "para seguir la lucha".

La crisis no ha tocado fondo

Con nuevos recortes a la vista, los griegos cuentan con tres asideros para aguantar, según nos explica Dimitris Sotiropoulos: la familia, la posibilidad de buscar trabajo en la economía informal y la emigración hacia Europa del Norte. "La mayoría de los griegos", dice, "cree que la crisis continuará, que durará seis u ocho años más". El primer ministro Antonis Samaras presentó hace unos días un plan de crecimiento a siete años que prevé la creación de 770.000 puestos de trabajo, pero el economista y candidato de Syriza Savas Robolis no lo cree posible. "Para crear esos empleos el PIB tendría que crecer cada año un 9%, y eso es imposible para Grecia y para cualquier país de Europa".

La crisis ha dejado fuera de la cobertura de la Seguridad Social a un millón de personas. Los salarios han perdido el 47% de su valor, y las pensiones un porcentaje similar. La inversión en salud y en educación también ha descendido entre un 30 y un 35%.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?