Lunes, 12 de Abril de 2021

Otras localidades

Detectan 39 infracciones durante la segunda fase de la Operación Ánfora

La Guardia Civil ha intensificado sus inspecciones para evitar el expolio submarino

Detectan 39 infracciones durante la segunda fase de la Operación Ánfora

Guardia Civil

La Guardia Civil ha detectado 39 infracciones administrativas durante sus investigaciones para evitar el expolio submarino dentro del "Plan para la defensa del Patrimonio Histórico español". Una campaña que tiene como objetivo frenar la posesión o la venta ilegal de bienes arqueológicos subacuáticos, de donde se pueden extraer cerámicas, armas, monedas y otros restos de gran valor.

De las casi 600 inspecciones que se han llevado a cabo, la Guardia Civil ha realizado un total de 308 investigaciones de establecimientos y clubes de buceo, 103 inspecciones de pecios (fragmentos de naves que naufragan) y 75 de embaraciones. La benemérita ha detectado irregularidades como algunos navios que no estaban en las aguas correspondientes o no disponían de la autorización necesaria.

Una de las vertientes de la operación se ha centrado en evitar el expolio conocido como "pequeña escala". En ese sentido, se encuentran diferentes casos que van desde los descubrimientos accidentales de pescadores que, durante su jornada diaria de trabajo, recuperan en sus redes objetos procedentes del fondo marino, normalmente fragmentos cerámicos de ánforas, útiles de navegación como catalejos, e incluso anclas o cañones.

Además, la Guardia Civil ha intentado controlar a los buceadores aficionados que se quedan para sí los objetos que se encuentran, así como a aquellos buceadores dedicados específicamente a la búsqueda ilícita de estos materiales que, en ocasiones, incluso se apoyan en estudios documentales para la localización de pecios o estudio de piezas para su posterior comercialización.

La segunda fase de la operación Ánfora tuvo lugar desde 20 al 30 de junio. Ha contado con más de 1.500 efectivos de la Guardia Civil, pertenecientes a las unidades subacuáticas, y se ha llevado a cabo en un total de 25 provincias españolas como Barcelona, Valencia, Alicante, Granada o Lugo, entre otras.

El expolio submarino es una práctica que causa daños irreparables en los yacimientos, ya que no son extraídos con metodología arqueológica. Los objetos son sacados sin ningún tipo de control, por lo que ocasionan la pérdida de información histórica. Con este tipo de operaciones se trata de paliar el daño sufrido durante muchos años en el patrimonio arqueolócio subacuático de la costa española.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?