Últimas noticias Hemeroteca

Medio año de suspensión para el juez que criticó el catalán en sus sentencias

El Tribunal Supremo confirma seis meses de suspensión para un juez de Lleida por "menospreciar" el uso del catalán y la Generalitat en sus sentencias

El Tribunal Supremo ha confirmado la sanción de seis meses de suspensión que el Poder Judicial impuso a José María Magán Perales, juez de Lleida, por criticar a la Generalitat de Cataluña y el uso del catalán en sus resoluciones judiciales. La sanción se le impone por reiteración, después de haber sido multado en cuatro ocasiones por realizar manifestaciones similares en sus sentencias.

Nueva sanción para el juez de Lleida por las críticas al uso del catalán y a la Generalitat de Cataluña en sus sentencias. La sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo ha confirmado la suspensión de seis meses que el Poder Judicial impuso a José María Magán Perales, antes juez en Lleida y ahora en Alicante, por utilizar reiteradamente una "elevada carga de menosprecio y expresiones desconsideradas" contra la Generalitat de Cataluña y el uso del catalán en sus sentencias: una falta muy grave de reiteración en la comisión de falta grave, siendo esta falta grave la desconsideración respecto de las instituciones.

No es la primera sanción que la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial impone - y el Tribunal Supremo confirma - a este magistrado por hechos similares. Acumula cuatro multas económicas entre 2011 y 2013 que suman en total 9.700 euros por distintas infracciones del artículo 418 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, todas por menospreciar a la Generalitat o el uso del catalán en sus sentencias.

Ahora el Tribunal Supremo, con las sentencias de este juez sobre la mesa, confirma una suspensión de seis meses por reiteración en la comisión de esta falta: "Sin ningún género de dudas empleó expresiones que suponen una falta grave de consideración hacia la Generalitat, es indiscutible la carga de menosprecio de dichas expresiones, representando una conducta impropia de quien ejerce funciones jurisdiccionales", aseguran los magistrados.

Entre las expresiones utilizadas por este juez para dirigirse despectivamente a la administración catalana el Supremo destaca las acusaciones de querer marginar, ocultar, dificultar y eliminar el castellano, odio ideológico o fanatismo lingüístico, así como cuando daba a entender que el dinero recaudado en multas de tráfico podía destinarse a un uso indebido de dinero público.

Fue en agosto de 2013 cuando Magán cambió su sillón en el juzgado de Lleida por otro en Alicante. En su recurso contra esta sanción, sostiene el juez que las expresiones utilizadas en sus sentencias se hayan realizado de manera gratuita, defendiendo que son "producto de la falta de acatamiento de numerosas sentencias anteriores" por parte de la Generalitat. También denunciaba el "acoso moral" al que asegura verse sometido, soportando "inspecciones, comentarios y sanciones, no es de recibo que un juez en un estado de derecho reciba constantes presiones por parte de la Administración y de algunos miembros de la carrera judicial por el contenido de sus resoluciones".

A este respecto los jueces del Supremo descartan que estas sanciones y apercibimientos constituyan un ataque a su independencia judicial, tal y como denuncia: "La resolución no se pronuncia sobre la corrección jurídica de las sentencias, sino sobre las expresiones que suponen una falta grave de consideración a la Generalitat de Cataluña".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?