Miércoles, 21 de Abril de 2021

Otras localidades

La OMS aprueba el uso de tratamientos experimentales en víctimas del ébola

El Comité ha consensuado que es ético ofrecer intervenciones cuya eficacia no está comprobada

El virus del ébola, vista en el microscopio

El virus del ébola, vista en el microscopio / GETTY IMAGES

Sin embargo, el Comité de Ética de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no aclara qué criterios éticos van a seguir "para lograr una distribución equitativa de los tratamientos entre las comunidades y entre los países", tan solo admiten que "no es posible satisfacer tanta demanda a corto plazo".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se enfrentaba a un doble dilema, el primero, autorizar el uso de un medicamento experimental que nunca antes se ha probado en humanos, y el segundo, determinar qué criterio seguir para suministrar este tipo de tratamiento a miles de personas con tan pocas dosis fabricadas.

De forma excepcional, conensuada, y ante la letalidad de este brote, los técnicos de la OMS han decidido que "es ético ofrecer los medicamentos experimentales como posible tratamiento o prevención, aunque no estén acreditados ni su eficacia, ni los efectos adversos aún desconocidos".

Los doce expertos del Comité de Ética Médica de la OMS ha llegado a esta conclusión, tras la reunión que han mantenido en Génova (aunque no todos han estado presencialmente, algunos han participado vía telefónica).

Durante la última década, según la OMS, "los esfuerzos de investigación se han invertido en el desarrollo de medicamentos y vacunas para la enfermedad del virus del Ébola. Algunos de ellos han mostrado resultados prometedores en el laboratorio, pero todavía no se han evaluado la seguridad y eficacia en los seres humanos".

Pero el escenario ha cambiado, la OMS admite que ante el gran número de personas afectadas por este brote y su alta tasa de letalidad, "nos han pedido que se utilicen todos los medios médicos de investigación que estén al alcance para tratar de salvar las vidas de los pacientes y para frenar la epidemia".

Y por eso han tomado esta decisión. La propia Organización Mundial de la Salud aclara que ante todo deben primar los éticos, entre ellos "la transparencia sobre todos los detalles de la atención prestada (a los pacientes con ébola), también el consentimiento informado del paciente, su libertad de elección y su confidencialidad".

Para los expertos es una obligación moral "compartir todos los datos y detalles del resultado que genere este tipo de tratamientos", de forma unánime entienden que esa información puede ser clave de cara al futuro "para mejorar los posibles ensayos clínicos, con el fin de demostrar definitivamente su seguridad y eficacia, o por el contrario, para aportar pruebas para detener su utilización".

Por eso, la OMS aclara que la harán una evaluación continua de este tipo de uso.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud no aclara qué criterios éticos van a seguir "para lograr una distribución equitativa de las comunidades y entre los países", tan solo admiten que "no es posible satisfacer tanta demanda a corto plazo".

La OMS no puede garantizar la equidad de los tratamientos para combatir el ébola

Según ha admitido ante los periodistas la directora adjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie-Paule Kieny "la mayoría de las dosis experimentales del ZMapp han ido a Liberia, pero no se puede realizar una distribución justa, para un tratamiento cuya escasez es tan grande".

Con este mazado, y con esta realidad sobre la mesa, los expertos de la OMS tienen que afrontar el dilema de cómo garantizar la equidad en el tratamiento para frenar este brote. Por lo pronto, los técnicos de la Organización Mundial de la Salud han hecho autocrítica sobre lo hecho hasta ahora para combatir esta enfermedad, "no ha habido inversión por parte de ningún gobierno, es un fracaso del mercado, lo único que se han desarrollado son medicamentos hasta un determinada fase, pero no hasta la parte clínica que es la más cara", ha admitido la directora adjunta de la OMS.

El motivo por el que no se ha invertido hasta ahora en estas vacunas no es ningún secreto, y para dejarlo claro, "se trata de una enfermedad de pobres", ha admitido en la conferencia de prensa, "no hay ningún medicamento para combatir el ébola, es un fracaso del mercado".

La directora adjunta de la OMS ha querido apelar a la prudencia, no quieren levantar falsas esperanzas ante tratamientos milagrosos, es más, lo único que han consensuado es acelerar la producción de tratamientos experimentales a gran escala, pero "puede que esté listo, quizás, en noviembre, en diciembre o en enero... Ahora mismo no hay ningún tratamiento a gran escala disponible", ha sentenciado.

En su comparecencia también ha sorprendido su desconocimiento sobre la situación del fallecimiento de Miguel Pajares, "me he enterado por la prensa, desconocía en qué fase de la enfermedad estaba y si le estaban suministrando el tratamiento experimental".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?