Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 02 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Toda la información sobre el coronavirus en el mundo
Crónica:SONORAMA 2014

La gran noche de Raphael en el Sonorama

El cantante demostró por qué merecería un hueco en uno de los festivales de música indie más importantes del país

Raphael, durante su actuación en el Sonorama.

Raphael, durante su actuación en el Sonorama. / EFE

Cuando se conoció la noticia de que Raphael actuaría en el Sonorama, las críticas y los apoyos al artista y sobre todo a la organización hicieron hervir las redes sociales. Evidentemente, los que este jueves estaban en Aranda de Duero eran los que estaban más a favor de la actuación y, con él, disfrutaron de una noche inolvidable que ya queda para siempre en el recuerdo del festival. Esto son sólo pinceladas de lo que allí se vivió.

Faltaban dos horas para que Raphael saliera al escenario pero entre el público llegó un grupo grande que de repente subió 30 años la media de edad de los asistentes. Sus camisetas azules no dejaban lugar a dudas: era su club de fans. Son todas mujeres excepto uno, precisamente su presidente, que explica que en cuanto toque el de Linares se irán: "El autobús cobra por horas", explica.

Y es que seguir a Raphael allá por donde va no debe salir barato. Sobre todo si tenemos en cuenta que en ese grupo hay una señora que ha venido desde Rusia y otra desde México (la de amarillo en la foto de abajo). Con la rusa la comunicación es complicada pero Lily, como buena mexicana, se deshace en explicaciones de por qué está hoy aquí: "No podía perderme este concierto tan especial". Para verle, ha viajado ya por medio mundo. Chile, Perú, Argentina, Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana... son sólo algunos de los países que nombra. La pregunta es ¿por qué?: "Porque cuando tenía 12 años ya me dijo mi abuela "vayan a ver a este chico que mueve mucho las manos" y es que es muy expresivo, te hace sentir las canciones, es muy diferente al resto", cuenta y recuerda cuando se maquillaba como una puerta para que la dejaran entrar en sus conciertos cuando aún no tenía la edad permitida.

 

Fans de Raphael

"Dicen que es raro que venga Raphael al Sonorama pero lo raro es que no haya venido antes", dice desde el escenario Juan Alberto, de Niños Mutantes, el grupo que le precede. Y en ese momento comienzan a tocar su versión de Como yo te amo. Todo el mundo canta al unísono. Es sólo el principio.

No se ve un piano de cola muy a menudo en un festival pero allí estaba. Todo preparado ya para que saliera al escenario él. No eran las once de la noche cuando Raphael, de negro de la cabeza a los pies, hacía aparición. A la segunda canción se mete al público en el bolsillo con el primer hit: Mi gran noche. Efectivamente, Raphael se merecía estar ahí y los que estaban allí viéndole, también merecían disfrutar de ese espectáculo. Fueron dos horas en las que, evidentemente, no todo fueron "joyas de la corona", como él mismo llamaba a sus éxitos, pero en las que simplemente disfrutabas viendo su interpretación (sobreactuada a ratos, muy Raphael siempre).

"Estoy encantado de estar aquí y hoy es una de esas noches en las que me alegro de ser artista", confesaba Raphael, que aparecía y desparecía del escenario y lanzaba miradas desafiantes que, al instante, se tornaban en sonrisa. También se quitó la chaqueta con el mismo toque épico que la llegada a la luna y hasta llegó a rapear en un momento dado. Artistas como el cantante de Niños Mutantes, Vega y Alberto, de Miss Caffeina compartieron canciones con él mientras entre el público se oía "esta es la juventud de Rafa" (con tono de visita papal) y se veían muchos gestos con la mano como el que Raphael hacía en el anuncio de la lotería. Muchas risas pero cuando sonó Escándalo no había ni una sola persona que no bailase.

"No quisiera irme pero hay horarios que hay que cumplir... pero no quisiera irme sin decirles lo que significan ustedes para mí", dijo emocionado con los primeros acordes de Como yo te amo de fondo. Después de eso, cualquiera se sube detrás de Raphael a un escenario... y aún quedan dos días de festival.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?