Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Una cuchara contra el Parkinson

Google desarrolla un utensilio que estabiliza los temblores gracias a unos sensores y ayuda a los afectados a volver a comer por sí solos

Más de 10 millones de personas en todo el mundo conviven con el párkinson. Tras el alzheimer, es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente, especialmente en personas de mayor edad. Para estos enfermos, comer por sí solos se ha convertido en uno de los mayores retos cotidianos. Los temblores le impiden sostener un tenedor o una cuchara dificultando mucho su día a día y limitando su independencia. Ahora, gracias a la tecnología, han encontrado una solución.

La empresa Lift Labs, comprada recientemente por Google para impulsar sus laboratorios de innovación, ha desarrollado un utensilio inteligente que les permite comer sin derramar los alimentos. Ya se comercializa en EEUU por unos 300 dólares.

¿Cómo funciona?

Para el estudio, once sujetos con temblores realizaron tres tareas (sostener, comer, y pasar el objeto) utilizando el dispositivo apagado y encendido. Con la cuchara activa, el temblor se redujo en un promedio de 72% al sostener, un 76% en la tarea de comer, y el 71% al dársela a alguien. Las pruebas confirmaron así que la tecnología empleada en el diseño detectaba cuando la mano estaba temblando y se ajustaba de forma instantánea y automática para mantener el equilibrio.

Este es el esquema básico:

1. Los sensores detectan el temblor de la mano

2. El utensilio detecta rápidamente el movimiento y lo estabiliza

3. En el desplazamiento hacia la boca, tras estabilizar el temblor, la cuchara evita derramar los alimentos.

La empresa, que tiene previsto ampliar el catálogo de utensilios a tenedores y cuchillos, explica que el aparato cuenta con una batería recargable que dura varios días para utilizarlo en viajes y fuera de casa.

Los enfermos, satisfechos

En su página web han habilitado una sección para que los usuarios dejen su opinión tras utilizar el utensilio. Eric H. comenta que “se ha podido comer un tazón de cereales por primera vez en muchos años”. “Las mañanas son el peor momento porque los medicamentos aún no han hecho efecto, había renunciado a comer cereales, ahora Donna y yo nos sentamos a comerlos juntos, aunque se ríe de mi pequeño robot”, explica en un email. En la misma línea se expresa Kelly K., quien tuvo una comida china y se vio obligada a utilizar sus dos manos para sostener una cuchara normal. Al día siguiente, se llevó las sobras al trabajo y su nueva cuchara inteligente. “Estoy comiendo con una sola mano, y no se caen los alimentos. Es increíble”, declara.

Un avance aparentemente tan sencillo promete devolver autonomía a muchos afectados que hasta ahora habían renunciado a algunos alimentos o habían desistido en salir de casa a la hora de la comida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?