Domingo, 19 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Un paseo por los tesoros ocultos de Dublín

Un paseo por los tesoros ocultos de Dublín

Las arrugas repartidas por su rostro denotan su sabiduría. Mary Mc Carrick, una dublinesa sexagenaria se expresa en un castellano perfecto. Durante un par de décadas vivió entre Colombia y España, trabajó de azafata de vuelos en Avianca y como profesora de inglés en el Madrid franquista.  Mary ha conocido Dublín en blanco y negro, y de su mano tuve el placer de explorar algunos rincones menos conocidos de la vieja Baile Átha Cliath. Ciudad de pubs, música, bohemia, literatura…, y algunos tesoros ocultos.

[caption id="attachment_7586" align="aligncenter" width="600"]dublin12 Por esa rejilla el Poddle, el río subterráneo de la ciudad, se junta con el Liffey.[/caption]

Dublín es la capital de los puentes. A pesar de no arrastrar un caudal tan copioso como el de otros grandes ríos europeos; el Liffey, el gran cauce fluvial de la capital, es atravesado por más de veinte puentes a su paso por la ciudad. Mi encuentro con Mary se produce en el Puente del Milenio (Millennium Bridge), uno de los más modernos, el cual fue construido en 1999 para dar la bienvenida al año 2000. Mientras conversamos apoyados en la barandilla, Mary señala hacia un portón de rejas que hay semi hundido en uno de los laterales del río. Se trata de la salida del Poddle, un río subterráneo de la ciudad cuyas aguas se vierten en el Liffey. Sin haber empezado el recorrido: primer secreto de Dublín revelado.

[caption id="attachment_7584" align="aligncenter" width="600"]happeny El Ha'penny Bridge (1816) y su reflejo en el río Liffey.[/caption]

El Millennium Bridge no es de los más míticos, pero al estar ubicado en pleno centro está al lado de dos de los puentes con más solera: Ha´penny Bridge (1816), conocido por este nombre puesto que hasta 1919 había que pagar un penique (penny) para poder cruzarlo; y el O’Connell Bridge (1880), que da acceso a O’Connell St., una de las avenidas principales de la ciudad. Incluso en la lejanía se atisban las dos pasarelas construidas por el arquitecto español Santiago Calatrava: el puente ‘Samuel Beckett’ (2009), cuya característica forma de arpa recuerda al símbolo nacional irlandés; y el ‘James Joyce’, construido en 2003 para comunicar los muelles del sur de la ciudad con Blackhall Place.

[caption id="attachment_7585" align="aligncenter" width="600"]calatrava Samuel Beckett Bridge (2009).[/caption]

Mientras cruzamos el Liffey, Mary comienza a explicarme la historia de la ciudad y de su pasado vikingo: “En el año 841 ya había evidencias de ‘longphorts’ (atracaderos vikingos) y la dinastía Uí Ímair de caudillos escandinavos dominó la isla de los siglos IX al XI…”. Mientras paseamos nos topamos con un banco en forma de drakkar, la típica embarcación utilizada por los vikingos en sus expediciones, un ornamento del mobiliario urbano dublinés que da fe de éste pasado nórdico de la ciudad.

[caption id="attachment_7590" align="aligncenter" width="600"]dublin11 Excavaciones de la torre de Isolda a principios de la década de los 90.[/caption]

Antes de llegar hasta nuestra primera parada vamos pasando por algunos tesoros ocultos de la capital irlandesa cargados de mitos y leyendas. Es el caso de la Isolde´s Tower, una vieja torre defensiva del siglo XIII que formaba parte de las antiguas murallas de Dublín y cuyos restos fueron hallados a principios de la década de los 90. En la actualidad se ubica en la Exchange St. Upper y encierra la leyenda de la princesa irlandesa Isolda, quien había sido prometida al rey Marco de Cornualles, pero que al beber una pócima de amor se enamoró locamente de Tristán, el sobrino de éste. Una historia mitológica que sirvió de inspiración a Wagner para una de sus óperas.

[caption id="attachment_7591" align="aligncenter" width="600"]smovk Smock Alley Theatre (1662)[/caption]

No muy lejos de allí, Mary me muestra algunos sitios de gran interés como el Smock Alley Theatre (6/7 Exchange St. Lower), el primer teatro real de Dublín, construido en 1662 como parte de la restauración de la monarquía británica del rey Charles II. Además, nos topamos con los restos de las viejas murallas de la ciudad, que datan de 1275 y se encuentran en Lamb Alley; y el Great Music Hall de Fishamble St., donde el compositor George Frideric Handel presentó por primera vez la espectacular ópera Messiah, en 1742.

Marsh´s Library, el tesoro oculto del libro

[caption id="attachment_7595" align="aligncenter" width="600"]moarr Entrada a la Marsh´s Library.[/caption]

Tras visitar las dos majestuosas catedrales de Dublín: Christ Church Cathedral (1036) y St. Patrick´s Cathedral (1192), Mary me advierte de las beldades de nuestra próxima parada. En una pequeña calle tras la catedral de San Patricio se esconde la Marsh´s Library, la primera biblioteca pública de la ciudad. Inaugurada en 1707 por expreso encargo del arzobispo de Dublín, Narcissus Marsh,  y que alberga decenas de miles de libros europeos y manuscritos.

[caption id="attachment_7594" align="aligncenter" width="600"]mooney Primera galería de la Marsh's Library.[/caption]

Entrar en la primera galería de la Marsh’s significa retroceder 300 años en el tiempo. En esta hermosa sala de techos abovedados se encuentra los más de 10.000 volúmenes que en su día pertenecieron a Edward Stillingfeet, un prominente clérigo inglés. Volúmenes que fueron adquiridos por el arzobispo por la importante suma de 2.500 libras. Libros de historia, derecho, política, estudios clásicos y ciencia que permanecen colocados en las viejas estanterías de roble irlandés, en el mismo lugar que ocuparon hace tres siglos.

[caption id="attachment_7596" align="aligncenter" width="600"]celdas Celdas de consulta pertenecientes a la segunda galería.[/caption]

Más allá de esta galería se localiza la antigua sala de lectura, un lugar sumamente evocador en cuya mesa leyeron y escribieron Bram Stoker y James Joyce. Esta joya del libro irlandés se completa con una segunda galería, menos ostentosa que la primera, en la que llaman la atención sus “jaulas”, las cuales se construyeron a finales del siglo XVIII para encerrar a los usuarios que deseaban consultar volúmenes de tamaño reducido y que, por tanto, corrían el riesgo de ser robados fácilmente.

Sweny’s Chemist, la farmacia a la que Joyce hizo eterna

[caption id="attachment_7604" align="aligncenter" width="600"]swenys111 Fachada de la farmacia más mítica de Dublín.[/caption]

Tras quedar maravillado por el encanto de la Marsh´s Library, tomamos un taxi para dirigirnos a una farmacia a la que la literatura ha inmortalizado para siempre. Sweny´s (1 Lincoln Place), la botica a la que el escritor James Joyce (Dublín, 1882 - Zúrich, 1941) incluyó en un pasaje de la considerada mejor novela irlandesa de la historia: el Ulises, se ha convertido en uno de esos lugares de peregrinaje para los amantes de Joyce. Construida en 1847 y frecuentada por el propio escritor cuando era joven, a ella acude uno de los protagonistas de la novela, Leopold Bloom, para comprar un jabón de limón que se ha convertido en el suvenir del Bloomsday.

[caption id="attachment_7605" align="aligncenter" width="600"]swenys11 Lectura del Ulises en Sweny´s Chemist.[/caption]

El Bloomsday es una fiesta literaria que se celebra cada 16 junio en Dublín tratando de seguir los pasos de los dos protagonistas del Ulises, Leopold Bloom y Stephen Dedalus, por la capital irlandesa. Durante el recorrido se van leyendo pasajes del libro, se bebe cerveza y se comen algunos de los platos que aparecen en la novela. Está forma de seguir manteniendo viva la llama del Ulises es la que impulsa a los voluntarios que se han hecho cargo de la farmacia a reunirse de lunes a sábado para hacer lecturas del Ulises y de otras obras de Joyce (Dublineses, Finnegans Wake, etc.). Un evento curioso al que merece la pena asistir.

[caption id="attachment_7606" align="aligncenter" width="600"]bloomsady Celebración del Bloomsday en Dublín.[/caption]

No obstante, como me había quedado con ganas de conocer más sobre la historia de Joyce, Mary me llevó al Finn´s Hotel. Cerrado hace muchos años, este antiguo hotel fue el lugar en el que el escritor se encontró con Nora Bernacle, una joven de Connemara que trabajaba de camarera en este lugar y que se convertiría en su esposa hasta el último día de su vida. De hecho la fecha del 16 de junio de 1904 fue la de su primera cita, siendo ese el motivo por el que ese día del año, desde 1954, se celebra el Bloomsday.

[caption id="attachment_7607" align="aligncenter" width="600"]nora James Joyce con su amada Nora Bernacle.[/caption]

Paseando por el Trinity College

Las luces del cielo comenzaban a ensombrecer un precioso día de otoño por la capital irlandesa. Pero antes, tuvimos tiempo para pasar por el Trinity College, fundado en 1592 como único colegio constituyente de la universidad de Dublín. En los aledaños de su campus llama la atención la estructura moderna y acristalada de la Science Gallery, una galería que trata de acercar la ciencia a todos los públicos de una manera amena y divertida. Pequeña en tamaño, pero no en interés, el hecho de que su entrada sea gratuita le convierte en una obligación entre los turistas de bajo presupuesto. Su elegante cafetería y la tienda de souvenirs también merecen la pena. En el momento de visitarla había una curiosa exposición sobre la sangre.

[caption id="attachment_7609" align="aligncenter" width="600"]fefe Science Gallery.[/caption]

Para poner la guinda cultural, y aprovechando que estábamos en el Trinity College, fuimos a ver uno de los secretos a voces de la ciudad: el Book of Kells. Este libro, escrito por monjes celtas hacia el año 800, está considerado la pieza principal del cristianismo celta y del arte irlando-sajón. Es una obra de arte de gran belleza y con unos excelentes acabados en sus ilustraciones y caracteres ubicada en la majestuosa biblioteca de esta vetusta institución universitaria. Una gran forma de rematar el día, tras descubrir algunos de los secretos mejor guardados de la capital de Irlanda.

[caption id="attachment_7608" align="aligncenter" width="600"]librei La vieja biblioteca del Trinity College.[/caption]

Al caer la noche, me despedí de Mary dándole las gracias por haberme brindado sus conocimientos y descubrirme algunos lugares diferentes de Dublín. Sin más, me marché directo a Temple Bar, la zona de bares de la capital. Allí, al calor de sus pubs y saboreando una pinta de cerveza negra, me dejé embriagar por el hedonismo y la bohemia que inspiró a Joyce, Wilde o Beckett. Mientras, pensaba en la cantidad de tesoros ocultos que me quedaban por descubrir en esta hermosa ciudad.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?