Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 22 de Febrero de 2020

Otras localidades

Rajoy y Pedro Sánchez sellan el pacto contra el terrorismo yihadista

El pacto contempla la prisión permanente revisable si los terroristas provocan muertes. El PSOE incluye una cláusula para derogar esa pena si gobierna. No afectaría a la vigencia del acuerdo

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, durante la firma de su primer pacto de Estado, el "Acuerdo para afianzar la unidad en defensa de las libertades y en la lucha contra el terrorismo". / ()

La posición del PSOE en contra de la prisión permanente revisable queda blindada con una cláusula en la que se establece que "el acuerdo no se verá afectado por los posibles cambios en el sistema de penas que puedan producirse en el futuro". El texto no refleja textualmente la prisión permanente revisable pero se refiere a ella cuando se expresa que "a los delitos de terrorismo con resultado de muerte les será siempre aplicable la máxima pena privativa de libertad que se recoge en el Código Penal". Un matiz, un eufemismo, que es lo que ha permitido salvar el pacto. En su intervención Pedro Sánchez ha subrayado su posición discrepante.

Rajoy y Sánchez firman el pacto contra el terrorismo yihadista

Pero a pesar de esta oposición tanto Pedro Sánchez como Mariano Rajoy han puesto en valor la unidad contra el terrorismo frente a los intereses partidistas. El presidente ha recalcado que con este acuerdo los dos principales partidos son una sola fuerza y que se envía un mensaje nítido a los violentos.

Rajoy y Sánchez firman el pacto contra el terrorismo yihadista

El acuerdo garantiza que habrá más recursos humanos y materiales para una lucha más eficaz contra el terrorismo y se marca como objetivo alcanzar el más amplio consenso entre las fuerzas políticas parlamentarias. Un pacto que se ha sellado con un apretón de manos y una firma en un acto muy solemne en el palacio de la Moncloa.

La claves del pacto

  • En esa proposición de ley se desarrollan aún más los fines que permiten definir un comportamiento como terrorista: intimidar gravemente a la población, desestabilizar el funcionamiento de las instituciones políticas o estructuras económicas de un Estado.
  • Se regulan los delitos que sirven de instrumento para esa finalidad: algunos, como el asesinato o la tortura, ya están contemplados en el Código Penal, pero se tipifican las conductas relacionadas con el depósito de armas y explosivos recogiéndose de manera particular la agravación de la pena cuando se produzca manipulación genética para producir armas biológicas o nucleares.
  • Por primera vez queda recogido el adoctrinamiento y el adiestramiento militar- con pena de dos a cinco años- y se hace especial mención al que se realiza a través de Internet. Este punto había sido polémico también porque la oposición había alertado de que se podría criminalizar las consultas de webs yihadistas que hicieran, por ejemplo, los periodistas o profesores. Se deja claro que para que esa consulta sea delito tendrá que darse habitualidad y un elemento finalista que no es otro que incorporarse a una organización terrorista o colaborar con ella.
  • La misma pena- de dos a cinco años- se impone a quien se traslade o establezca en un territorio extranjero para integrarse o colaborar con un grupo terrorista.
  • En cuanto al tema de la financiación, ya no se habla sólo de castigar a los que recauden fondos. También se castigará con penas de prisión de cinco a diez años a quienes adquieran o posean bienes o valores con la intención de que se utilicen para fines terroristas.
  • Se establece una nueva pena: la de inhabilitación especial para profesión u oficio educativo por un tiempo entre seis y veinte años a todo aquel implicado en un acto terrorista.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?