Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 19 de Julio de 2019

Otras localidades

Bancaja intentó ocultar su participación en el proyecto Grand Coral

Al poco de producirse la fusión con Bankia y coincidiendo con las primeras sospechas sobre el proyecto inmobiliario en Méjico que benefició a los amigos de Olivas, Bancaja ordenó “eliminar de forma inmediata” toda referencia a la inversión de “Bankia, Bancaja o Banco de Valencia”

El proyecto Grand Coral en Méjico, en el que Bancaja y el Banco de Valencia, mientras eran presididas por José Luis Olivas, invirtió desde 2005 más de 400 millones de euros como promesa de un gran negocio, comenzó pronto a hacer aguas y fue incluso repudiado para no dañar la imagen de Bankia poco después de la fusión.

Un nuevo correo electrónico que forma parte del sumario que investiga la Audiencia Nacional revela que el 5 de diciembre de 2011, el director de negocio internacional de Bancaja Hábitat, Julián Dolz, se puso en contacto con varios de los responsables del proyecto para que hicieran desaparecer de "forma inmediata" de todas las páginas web del Grupo Grand Coral, cualquier referencia a la participación en la sociedad de "Bankia, Bancaja o Banco de Valencia".

Bancaja ordenó “eliminar de forma inmediata” toda referencia a la inversión de “Bankia, Bancaja o Banco de Valencia” / CADENA SER

El motivo, según las fuentes del caso consultadas por la SER es que Grand Coral comenzó a levantar sospechas por la paralización de urbanizaciones de más de 200 millones de euros como las parcelas Zacatón o Piedras Bolas, tal y como entonces informó esta emisora, y podía dañar la imagen de Bankia poco antes de su salida a Bolsa. Además, las mismas fuentes recalcan que ya existían dudas sobre la financiación de Grand Coral.

Como les está contando la Cadena SER, según las investigaciones de la Guardia Civil y los correos incautados, los empresarios amigos de Olivas, Juan Ferri y José Baldó, lograron un pelotazo de 76 millones de euros a costa de las cajas en una sola de esas parcelas, y la mitad del dinero lo evadieron a paraísos fiscales. Bancaja y el Banco de Valencia, según los investigadores, concedieron a Ferri y Baldó créditos irregulares con pocas o ninguna garantía, de los que además respondían al final sociedades participadas por las entidades de Olivas, con lo que el riesgo era casi inexistente.

Bankia ha renunciado a cualquier explotación comercial de los proyectos mejicanos. El estado actual de los mismos, 10 años después de las primeras inversiones, todavía es de ejecución y la entidad pretende venderlos. El agujero provocado por las malas prácticas, según los investigadores, ha sido de 240 millones de euros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?