Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

La oferta para evitar la salida de Reino Unido de la UE permitirá discriminar en las ayudas a los europeos no británicos

Los euroescépticos ganan su primera batalla y los derechos sociales de los trabajadores europeos se verán condicionados a 4 años de residencia previa donde estén contratados

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Bruselas. / ()

La nueva ley autorizará a los "Estados miembros a limitar el acceso a los beneficios sociales de los trabajadores europeos a su presencia previa en el mercado laboral por un periodo de cuatro años desde el comienzo del empleo". Esta "limitación debe ser gradual, empezando por una exclusión total de estos derechos e incorporando poco a poco los beneficios hasta el nivel de los trabajadores del Estado de acogida".

Esta es la oferta que la UE hace a Cameron. La propuesta exige modificar el Reglamento 492/2011 que consagra "la libre circulación para los trabajadores y sus familias" como un "derecho fundamental".

El estado que aplique esta "excepción" la podrá prorrogar aunque por el momento se desconoce aun por cuanto tiempo ya que el Reino Unido pide margen para extenderla durante dos periodos y el resto encuentra algo excesiva esta demanda.

Sin embargo, la suspensión de derechos sociales no va a ser automática sino que exige notificar a la Comisión el problema y una decisión explicita de los gobiernos UE reunidos en Consejo.

En la práctica se trata de dotar a la UE de un Mecanismo "muy parecido al aplicado para resolver los problemas de inmigración y fronteras ya que el sistema sería similar al usado con Schengen" afirma el jefe del grupo liberal europeo, el belga Verhofstadt eludiendo entrar a valorar si esta es ya la primera victoria importante de los euroescépticos.

La larga marcha atrás

Lo cierto es que el Europarlamento parece especialmente ausente del debate que afecta a uno de los derechos básicos de todos los europeos. La Libre circulación para los ciudadanos fue incorporada en Maastricht en el 92, pero empezó a generar problemas a partir de la ampliación a los países del Este ante el temor que la llegada de trabajadores con sueldos más bajos hiciera caer los derechos nacionales.

Gobiernos e Instituciones Europeas negaron siempre que existiera el problema hasta que el año 2013 cuatro países: Reino Unido, Alemania, Austria y Holanda enviaron a Bruselas una carta de sus ministros del Interior denunciando un presunto "turismo social" que hasta hoy siempre había sido negado por la Comisión Europea.

El Referéndum británico ha modificado la posición de Bruselas donde los funcionarios parecen convencidos que el proyecto europeo no podrá resistir la salida del Reino Unido. Por esto, el principal objetivo de esta propuesta ha consistido en intentar responder a las exigencias británicas sin cambiar los Tratados, como si congelando los derechos esperaran poder resucitarlos si algún día termina la ola de euroescépticos.

Derecho de Veto a los parlamentos 

Una estrategia que incluye también más concesiones a los parlamentos nacionales a los que se concede finalmente la posibilidad de vetar leyes en discusión si lo reclaman el 55% de las Cámaras y los gobiernos no encuentran solución satisfactoria a sus demandas. Una opción ya abierta en la última modificación del Tratado Europeo pero que aunque obligaba a reabrir el debate sobre un tema no implicaba su anulación.

Esta iniciativa amenaza los poderes del Europarlamento cuyos grupos políticos mantienen hasta hoy un perfil especialmente bajo en el debate. Aunque el jefe del grupo popular europeo, Manfred Weber considera "que es práctico y realista" porque "es imposible pensar que pueda aprobarse nada contra la mayoría de parlamentos nacionales".

El grupo socialista fijará su posición antes de la próxima Cumbre de jefes de gobierno ha dicho el presidente del grupo de los Socialistas y este ha sido su único comentario sobre un documento que no había recibido aun oficialmente en su comparecencia ante la prensa. "Cuando lo tenga haré una valoración" ha asegurado aunque sus portavoces son incapaces de fijar hora a esta comparecencia.

Los jefes de los grupos políticos del Europarlamento tienen reunión extraordinaria para hablar de este tema con el presidente de la institución, Martin Schulz que este próximo jueves se reunirá con Cameron para comunicarle si hay mayoría suficiente en la Eurocámara para modificar las leyes.

Los Verdes han anunciado ya que se opondrán a garantizar ningún cambio , pero su posición junto a la GUE (izquierda unida de la Camara) puede quedar en minoría porque la oferta a Cameron abre la puerta a resolver una parte importante de las denuncias de los partidos más euroescépticos con presencia en gobiernos europeos aunque se desconoce que reacción tendrá el nuevo gobierno de Polonia, liderado por el partido de Kazcinski con quien Cameron quiere reunirse el viernes, en Varsovia.

Europa legitima la "coexistencia monetaria"

El Reino Unido no tendrá derecho de veto en decisiones propias de la Eurozona , pero la Union legitima la " coexistencia" de su moneda. Algo que ya es una realidad pero que inicialmente supone corregir la obligación para todos los miembros de la UE de asumir la moneda común. Aunque sobre este tema la Presidencia del Consejo Europeo ha de poner todavía un nuevo documento sobre la mesa antes del Consejo Europeo del 18 de Febrero.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?