Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 29 de Enero de 2020

Otras localidades

Bernie Sanders: el hombre que amenaza la coronación de Clinton

El senador por Vermont se queda muy cerca de la victoria en Iowa y encabeza las encuestas para las próximas primarias

Simpatizantes del aspirante demócrata Bernie Sanders durante los caucus de Iowa / ()

Enviada especial a Des Moines (Iowa)

Bernie Sanders no ganó en Iowa, pero su derrota sabe a victoria. El Senador por Vermont se quedó a tres décimas de Hillary Clinton, la candidata que hasta hace nada parecía inevitable. El resultado de Sanders ha sacado a la luz las debilidades que pueden hacer mucho daño a la favorita en la carrera demócrata, que sigue teniendo dificultades para caer bien y generar confianza.

“La gente de Iowa ha lanzado un mensaje muy claro al establishment político y mediático”, aseguró Sanders, presumiendo de un resultado que deja claro que el partido demócrata y los medios le subestimaron y no supieron ver el apoyo que generaba.

A sus 74 años, el candidato mayor barrió entre los votantes más jóvenes y consiguió el apoyo de liberales e independientes. Aunque en noviembre estaba 30 puntos por detrás en las encuestas, Sanders mostró su fortaleza incluso en los terrenos menos favorables para él. Consiguió sorprendentes resultados en los condados rurales y logró algunas ventaja sobre los hispanos.

Empieza la carrera a la Casa Blanca / Primer conteo de resultados del grupo de Bernie Sanders en la Heartland Prebysterian Church en Clive Iowa. / BEATRIZ BARRAL

La de Sanders ha sido una escalada silenciosa. Ignorado durante meses por los grandes medios, iba atrayendo más y más público. A mediados de julio en Phoenix reunió a 11.000 personas, más del doble de los que acudieron a un mitin de Donald Trump la semana anterior. Su mitin más numeroso tuvo lugar en Portland, Oregon, cuando 28.000 personas acudieron a escucharle en agosto.

Aún así, la popularidad no se reflejaba ni en las encuestas ni en los medios. Su campaña nacional comenzaba de cero. En pocos meses consiguieron desplegar una buena organización sobre el terreno, a la vez que agitaban con éxito las redes sociales con el lema #feeltheBern. El dinero comenzó a llegar en forma de pequeñas donaciones. Y el entusiasmo de sus votantes hacía palidecer el apoyo que recibe Clinton.

Los medios comparan a Donald Trump y Bernie Sanders y los agrupan como los ajenos al establishment político. Aunque sus ideologías están en extremos opuestos, generan algunas reacciones parecidas. Un análisis del New Yorker dice este martes que los votantes de Trump están enfadados porque el sistema les deja atrás. Lo de Sanders tiene una emoción más de principios y se siente decepcionados por el sistema.

Cuando preguntas a sus seguidores qué les gusta de ellos, en los dos casos responden que son hombres honestos y que no le deben nada a nadie. El multimillonario se financia él mismo su campaña y Sanders presume de que ha conseguido 3 millones de donaciones (más que Obama en este punto de la campaña) de una media de 27 dólares. “Creo que tiene integridad y que es consistente y no se preocupa por el dinero, está con el hombre humilde”, decía Robert, un votante de Sanders, durante el mitin que celebró en Waterloo el pasado domingo.

Camiseta llena de cara de Sanders en una tienda de Des Moines / BEATRIZ BARRAL

Ahí acaban las similitudes entre ellos. El estilo es diametralmente opuesto. Mientras Trump dirige todos sus mensajes a las emociones y no se preocupa en explicar como hará “América grande de nuevo”, los mítines de Sanders son una hora completa de propuestas políticas y sin ataques para sus rivales.

Sanders insiste en que no hay nada de radical en querer que en el país más rico del mundo nadie que trabaje 40 horas semanales viva en la pobreza, o en lograr que haya una baja maternal pagada y que todo el mundo pueda tener un seguro médico.

Sus ideas conectan muy bien con los votantes jóvenes y entre los menores de 30 en Iowa ganó con un 84% frente a un 14% de Clinton. La buena noticia para Hillary es que la mayoría de votantes son mayores de 45 años y ya habían participado en un caucus. “Me gustan las ideas de Bernie, pero creo que son un poco más progresista de lo que estamos listos”, decía Diana que este lunes votó por primera vez en un caucus, en la iglesia episcopal de Clive, a las afueras de Des Moines, tras vivir 20 años en Latino América. “La lucha puede ser demasiado difícil. Hillary tiene unas calificaciones como nadie y para mí lo más importante es que no perdamos la Casa Blanca”.

La verdadera fortaleza de Clinton estuvo entre votantes que se definen como moderados, pero desafortunadamente para ella, son cada vez menos. Este año un 28%, 12 puntos por debajo a 2008. “Iowa ha iniciado una revolución política”, aseguraba el senador socialista, eufórico y mucho más sonriente de lo habitual en su discurso para valorar los resultados. Hillary Clinton no pudo declarar la victoria. “Aquí, esta noche, doy un gran suspiro de alivio”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?