Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Aznar reaparece en medio del debate de investidura de Pedro Sánchez

El 3 de marzo de 2016 se cumplen 20 años de la victoria de José María Aznar. La fecha va a estar justo en medio de los días en que se celebra el debate de investidura de Pedro Sánchez. En el PP no le van a hacer ningún homenaje a su presidente de honor, quien reaparecerá el día 4 en un acto con la familia de Gregorio Ordoñez en el que hará su análisis de la situación política

Mariano Rajoy, Francisco Álvarez Cascos, José María Aznar, Ana Botella y Rodrigo Rato, saludando desde el balcón de Génova a los simpatizantes tras conocer el resultado de las elecciones generales de 1996

Mariano Rajoy, Francisco Álvarez Cascos, José María Aznar, Ana Botella y Rodrigo Rato, saludando desde el balcón de Génova a los simpatizantes tras conocer el resultado de las elecciones generales de 1996 / Óscar Moreno (EFE)

El 3 de marzo se cumplen veinte años de la victoria del Partido Popular. Y, justo en esos días en el Congreso de los Diputados, Pedro Sánchez, afrontará el debate de investidura. A pesar del tiempo transcurrido, hay algunos cargos populares que detectan paralelismos entre ambas épocas y reconocen que las comparaciones son odiosas.

Todo porque José María Aznar con sus 156 escaños se puso a trabajar de inmediato para formar gobierno, mientras que ahora la estrategia de Mariano Rajoy ha sido la de “permanecer de brazos cruzados”. “Está a la espera de que el líder socialista se estrelle. Quiere que se demuestre que no puede hacer nada. Y sólo después, él moverá ficha”, aseguran los colaboradores del presidente en funciones. Pero con ello no evitan que se eleven las críticas internas dentro de su partido porque a algunos dirigentes no les parece bien que se hayan perdido dos meses y que su jefe de filas declinara la oferta del rey “condenando así al silencio a los más de siete millones de españoles que le otorgaron su confianza en las urnas”.

Como ahora, en 1996, se habló de que España entraba en una fase de difícil gobernabilidad y se pedía ante todo “estabilidad”. Los políticos también estaban pendientes de la aritmética, porque no tenían nada claro quién ni con qué apoyos iba a salir elegido. Pero, al final, Aznar sumó 181 con los nacionalistas catalanes, vascos y canarios. El expresidente llegó a decir aquello de que hablaba catalán en la intimidad y cerró con Jordi Pujol el pacto del Majestic. Hasta el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, se hizo la foto en la sede del PP. En las firmas aparecían algunos de los miembros de los equipos negociadores. Entre ellos figuraban Rodrigo Rato y Rajoy.

En la actualidad, para los conservadores esta situación es “impensable”, sobre todo porque se vive una ruptura total con los independentistas. Además, hacen hincapié en que hay dos formaciones nuevas, Ciudadanos y Podemos, que han cambiado por completo el panorama político. A pesar de todo, los más veteranos recuerdan como Aznar salió investido presidente dos meses después de su victoria electoral, el 4 de mayo de 1996.

Pero en Génova no tienen previsto conmemorar este histórico triunfo para el centro derecha. "No estamos para homenajes", reconocen la dirección nacional preocupados por los escándalos de corrupción. No se ha previsto hacer nada parecido a lo que el PSOE realizó con José Luis Rodríguez Zapatero. Él sí tuvo su acto el 26 de abril de 2014, cuando se celebraban diez años desde su toma de posesión.

Pero en el PP no están para fiestas a su presidente de honor. No olvidan el Comité Ejecutivo Nacional que se celebró el 21 de diciembre, justo un día después de las elecciones generales. Aznar llevaba cuatro años sin asistir a esa reunión y fue para pedir “un congreso abierto” a los militantes. Dijo que lo veía necesario para “definir el proyecto político de su partido y también para “elegir la dirección del PP”. Fue el enésimo comentario que disgustó al equipo de Rajoy desde donde le reprochan todos sus “ataques” y también el momento que siempre elige, “aquel en el que puede hacer aún más daño”.

Las relaciones no son buenas. Desde las europeas la tensión ha ido en aumento. A medida que Aznar iba recordando que el electorado estaba lanzando avisos y que Ciudadanos iba a arrebatar su espacio al PP. En toda la legislatura no se ha vivido un momento de reconciliación entre él y Rajoy. Al contrario, lo único que se ejerció fue la diplomacia tanto en la cena con el rey don Juan Carlos como en los cursos de FAES. Y ahora todo es más complicado porque el Gobierno encima ha cortado la financiación a su macrofundación ideológica.

No tendrá su acto de reconocimiento, pero Aznar va a reaparecer. Será el próximo 4 de marzo, en San Sebastián, a donde acudirá para arropar a la familia de Gregorio Ordóñez, el concejal asesinado por ETA en 1995. Irá para participar en la entrega del premio anual que da la Fundación y que este año recae en el opositor venezolano Leopoldo López. Eso será justo un día antes de que se sepa si Sánchez pasa la prueba. Y también del acto que la izquierda abertzale organiza en el Velódromo de Anoeta parar recibir a Arnaldo Otegi, el ex portavoz de Batasuna tras su puesta en libertad el 1 de marzo.

Así que habrá temas de los que hablar. Los suyos dicen que está "muy cabreado" por la situación que vive España. Pero también por la de su partido, porque piensa que ha estado muy abandonado durante estos cuatro años. Los que le conocen bien creen que hará un análisis de la situación política que, de nuevo, no dejara a nadie indiferente. Entre otras cosas, algunos esperan que advierta del peligro de unas nuevas elecciones que, a juicio de muchos parlamentarios, son sólo “un espejismo” porque nada va a cambiar sustancialmente y si ocurriera, lo mismo sería a peor.

Muchos en el PP creen que Aznar es la única persona que ahora mismo puede dar un puñetazo sobre la mesa y decirle a la cara a Rajoy que debe dar un paso atrás. Pero también varios populares están convencidos de que con ello sólo se lograría el efecto contrario: porque elevaría un muro de protección alrededor del presidente en funciones.

En cuanto al tema de la corrupción, hay quien lamenta que la actual dirección le eche siempre la culpa de lo ocurrido a Aznar, a cómo se gestionó el partido en el pasado. Recuerdan que él estuvo 13 años al frente y que Rajoy ya lleva lo mismo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?