Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La Audiencia Nacional manda al banquillo al concejal Guillermo Zapata

La Sala insiste en que hay motivos objetivos para juzgar al concejal por ofender a las víctimas y ahora la vía del recurso queda agotada

Guillermo Zapata durante una rueda de prensa /

Tercera vez que reabren la causa contra el edil madrileño, tercera vez que la Audiencia Nacional corrige al juez y por tanto queda agotada la vía del recurso. La Sala insiste en que hay motivos objetivos para juzgar al concejal por ofender a las victimas de ETA e insiste en que ese tuit es "objetivamente humillante para las víctimas del terrorismo", por lo que tiene que ser el tribunal que juzgue los hechos quien determine si Guillermo Zapata escribió el mensaje con intención de ofender o no.

La resolución añade que "a nadie le puede caber duda de que la libertad de expresión es un derecho fundamental de las personas que además ejerce una función social esencial para la democracia", pero esa libertad "no puede ser utilizada para destruir los valores fundamentales de la misma, tales como la tolerancia, la paz social y la no discriminación".

La petición de apertura de la causa viene del sindicato Manos Limpias y de la asociación Dignidad y Justicia y los que la abren son los jueces conservadores de la Audiencia Nacional Enrique López y Concepción Espejel. La decisión de sentar definitivamente en el banquillo a Zapata cuenta con el voto discrepante del magistrado progresista José Ricardo de Prada.

El pasado 7 de marzo, el juez Santiago Pedraz decretó el archivo de la investigación contra Zapata al entender que cuando publicó su frase en la red social no lo hizo con ánimo de humillar a las víctimas del terrorismo. El concejal madrileño escribió en Twitter: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos". Irene Villa sufrió junto a su madre un atentado de ETA en 1991 en el que perdió ambas piernas por un coche bomba.

Zapata, desde que se conoció el tuit una vez elegido concejal, lo enmarcó en el debate sobre los límites de la libertad de expresión junto a otras bromas que realizó en la red social sobre el holocausto judío y la propia Irene Villa ha dicho en varias ocasiones que a ella no le ha ofendido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?