Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

'¡Vivan los campos libres de España!', lo último Antonio Ballester

Colores primarios y formas infantiles en la última obra del pintor español, en la Casa Encendida

El sol es el símbolo de 'lo masculino' para Antonio Ballester. /

Antonio Ballester es, ahora mismo, uno de los nombres más destacados de la pintura española. Su última obra, comisariada por Tania Pardo, representa el otoño a través de formas geométricas. "Esta exposición gira en torno a la relación del hombre con la naturaleza; como eso se puede reflejar en nuestra propia persona, en nuestra vida y en la gráfica", explica Ballester.

En esta exposición, las setas son protagonistas. Un gran círculo de hongos hechas con barro preside la sala. Un conjunto en el que Ballester se ha ayudado de niños: "He tenido siempre muy presente la infancia porque es un momento en el que la creatividad está a flor de piel, durante las vanguardias se habló mucho de esta referencia", señala el madrileño de 40 años.

Al círculo de setas le rodean, en forma de lienzos, todo lo necesario para que estas crezcan: la lluvia, el sol, la luna... Todo reducido a sus formas más básicas y con una simbología muy concreta: "El círculo es lo masculino, el cuadrado es el femenino; la dualidad, la suma de cosas, lluvia y sol dan setas, dos conos invertidos son las estrellas... Esto tiene que ver mucho con el trabajo de Antonio", explica Tania Pardo, comisaria de la exposición.

Ballester remite a un mundo de colores primarios, de formas infantiles donde los materiales como el yute sin tratar (un guiño al Guernica de Picasso) o el barro reproducen una obra que recuerda a grandes de las primeras vanguardias como Paul Klee, Joan Miró o Josef Albers. "Es es un tratamiento analítico de la forma que se reduce a su mínima expresión y remite a la segunda etapa del cubismo, el punto de vista se multiplica, y esto sirve como metáfora integradora, en el sentido de que ya no solo es un punto de vista occidental, ya nos abrimos a lo primitivo, a los niño y a otras culturas", aclara Ballester.

El nombre de la exposición de la muestra, ¡Vivan los campos libre de España!, es una frase del escultor Alberto Sánchez que surge en una de las excursiones junto al pintor Benjamín Palencia por las afueras de Madrid en los años veinte del siglo pasado, buscaban inspiración y encontraron un zapato de mujer. Para ellos,  ese zapato fue una metáfora de la confrontación entre lo natural y la modernidad.  Una idea que ahora retoma Ballester. La Casa Encendida, en Madrid, acoge esta exposición hasta el próximo 23 de abril.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?