Tribunales

La Fiscalía pide multar a tres jóvenes ultraderechistas por agredir a un activista

El Ministerio Público ha pedido multar con 90 euros a los líderes de un sinficato falangista y de Democracia Nacional Joven acusados de agredir a un activista que irrumpió en el homenaje a Franco en Madrid el 20 de noviembre de 2016

El denunciante, Lagarder Danciu, a la salida del juicio / Alberto Pozas

Madrid

La Fiscalía ha pedido este lunes que los líderes de las juventudes de dos partidos ultraderechistas sean multados con noventa euros por, supuestamente, haber agredido a un hombre que el 20 de noviembre del año pasado irrumpió a gritos en un homenaje a Franco en la Plaza de Oriente de Madrid. El Ministerio Público les considera, junto con otro acusado más, culpables de un delito leve de lesiones.

La petición de la Fiscalía se ha producido durante un juicio celebrado esta mañana en el juzgado número 54 de la Plaza de Castilla de la capital: cinco simpatizantes o militantes de la Falange se sentaban en el banquillo acusados de agredir al activista Lagarder Danciu después de que irrumpiese a gritos de "¡Franco, asesino!" con una pancarta en un homenaje de cientos de ultraderechistas al dictador y a José Antonio Primo de Rivera el 20 de noviembre, con motivo del aniversario del fallecimiento de ambos. 

Dos de los acusados ostentan cargos de responsabilidad en las facciones juveniles de dos de los principales partidos de ultraderecha del país: Pablo Reinoso, líder del Sindicato Español Universitario (SEU) ligado a Falange, y Juan de Haro, de las Juventudes de Democracia Nacional, junto con Fernando Perez, German Sánchez y Juan Francisco del Cerro. La Fiscalía ha pedido que Reinoso, De Haro y Sánchez sean condenados, pidiendo también una indemnización de 350 euros para el denunciante, y el resto absueltos a tenor de las imágenes grabadas de la agresión. 

Los tres acusados que han comparecido en el juicio han defendido su inocencia, negando lo que a ojos de acusación y Fiscalía demuestran los vídeos: "No niego lo evidente, le agarro y acaba en el suelo", ha dicho por ejemplo Reinoso, reconociendo haber estado en la refriega pero sólo para "quitarle el cartel, luego me doy la vuelta y me voy, no vuelvo a aparecer por allí", ha dicho apuntando a un vídeo aportado por su defensa. "Eso es una falsedad como un castillo", ha dicho por ejemplo Germán Sánchez, asegurando que el denunciante "de forma violenta intentó boicotear un acto autorizado" intentando "coartar la libertad de expresión" de los falangistas. El tercer acusado, Fernando Pérez, directamente ha negado haber estado en la pelea: "Lo vi desde lejos", ha dicho. 

Por su parte, el denunciante ha reconocido a dos de ellos como sus agresores, afirmando ahora por primera vez que no fue expresamente a manifestarse sino que se encontró con la concentración e improvisó la pancarta: "Yo soy activista, siempre tengo rotuladores", ha dicho. Los abogados de las defensas han asegurado, en fase de informes finales, que ha incurrido en "evidentes contradicciones".

La defensa de Danciu, ejercida por el abogado Eric Sanz de Bremond, ha ido un poco más allá que la Fiscalía y ha pedido que los cinco acusados sean condenados a pagar 1.350 euros de multa cada uno además de la indemnización de 350 euros: "Lo ha hecho más veces y nunca se le ha dado semejante paliza", ha destacado, asegurando que hubo un componente de odio en la agresión aunque no sea algo tipificable en un delito leve, "se está pegando a esta persona por su manera de pensar", ha dicho.  

"Si no sabemos comportarnos..."

Ahora será el juzgado 54 de Madrid quien dicte sentencia tras un juicio en el que la magistrada ha tenido que intervenir en varias ocasiones para parar los pies a prácticamente todos los intervinientes. "Sus opiniones no son necesarias", le ha dicho al denunciante cuando ha empezado a explicar su opinión sobre los homenajes a Franco. También ha reprendido a su abogado cuando, entre otras cosas, ha comentado el "tono amenazante" de un mensaje escrito por uno de los acusados en las redes sociales tras los hechos. 

La magistrada no se ha pronunciado sobre el fondo de los hechos, pero sí ha comentado varias veces que "no vaya por ahí, no hay provocación posible para ser agredido" cuando los abogados de los acusados han defendido que Danciu acudió a la Plaza de Oriente a provocar y no a protestar. "Si no nos sabemos comportar, hay que aguantar", ha zanjado la jueza, que en un momento incluso ha llegado a decir a un abogado de las defensas que "gracias, menos mal, yo me voy a ir y lo dirigen ustedes", en alusión al juicio y las interrupciones. 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad