X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Ciencia
Salud pública

Un análisis de sangre detecta el autismo

Por primera vez, científicos británicos han desarrollado un test de sangre y orina que detecta el autismo en niños. Esta prueba ya ha sido probada con éxito en un grupo de menores de entre 5 y 12 años pero aún está en fase de investigación.

La ventaja de estas nuevas pruebas de orina y sangre es que permite la detección temprana del autismo, y, por lo tanto, los niños afectados podrían recibir un tratamiento adecuado mucho antes que ahora.

Este test ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad de Warwick, en el Reino Unido, y ya ha sido probada su eficacia en un grupo de 69 menores, que incluía a niños sanos.

"Nuestro descubrimiento podría conducir a un diagnóstico e intervención más tempranos", ha explicado la doctora Naila Rabbani, la directora de este proyecto realizado en la Universidad de Warwick.

Ventajas

El autismo provoca hiperactividad, trastornos del habla, comportamientos compulsivos, ansiedad y una gran dificultad para adaptarse a nuevos entornos. Y precisamente por esta una amplia gama de síntomas, su diagnóstico es difícil, sobre todo, en las primeras etapas de su desarrollo.

Estos investigadores británicos han descubierto que el autismo está relacionado con un daño por oxidación de unas proteínas que contiene el plasma sanguíneo. De este modo, se ha podido determinar que los niños autistas presentan niveles más altos de un marcador, que puede determinarse a través de un análisis de su sangre y de su orina.

Causas

Este hallazgo también permite avanzar en el conocimiento de la causa de este tipo de trastorno. Según este trabajo, el 30% de los casos tiene un origen genético y el resto se cree que está causado por una combinación de factores ambientales y mutaciones genéticas raras. Sin embargo, este equipo de investigación aclara que todavía no se han podido determinar las causas exactas del autismo.

El próximo paso consiste en repetir el ensayo con otros grupos de niños para poder confirmar el buen rendimiento de este nuevo tipo de diagnóstico, el más avanzado hasta ahora para poder detectar el autismo.