Últimas noticias Hemeroteca

Las mujeres se vuelcan en la primera huelga feminista de la historia en España

Movilización sin precedentes este 8 de Marzo para exigir la igualdad real y combatir el machismo y el patriarcado

Las mujeres españolas afrontan este 8 de Marzo un momento histórico para visibilizar la desigualdad y las violencias machistas que sufren. Son más de la mitad de la población, el 51%, y este jueves están llamadas a secundar la primera huelga feminista de la historia de este país. Es un paro internacional por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres al que se han sumado otros 177 países del planeta. 

Centenares de asociaciones y de colectivos profesionales (periodistas, académicas, maestras) han mostrado en los últimos días su apoyo a una huelga de 24 horas convocada hace dos meses por el movimiento feminista bajo el lema “si las mujeres paramos, se para el mundo”.

Esta movilización social y espontánea puede marcar un punto de inflexión en la lucha de las mujeres porque la igualdad legal todavía no se ha traducido en una igualdad real. Es más, organismos internacionales advierten de que se están produciendo retrasos en este camino y que, a este ritmo, no alcanzaremos la igualdad de género hasta dentro de cien años.

Un respaldo unánime

El respaldo ha desbordado incluso las previsiones de las organizaciones promotoras que en un principio solo encontraron cobertura legal para la huelga general en los sindicatos minoritarios como la CNT o la CGT. Las centrales sindicales mayoritarias UGT y CCOO han optado, sin embargo, por la convocatoria de paros de dos horas mañana y tarde al considerar que hay muchas trabajadoras en situación laboral de precariedad y vulnerabilidad que no pueden seguirla durante todo el día. Y los colectivos que aglutinan a las empleadas de hogar, conscientes de sus problemas para unirse a la protesta, han llamado a colgar delantales de los balcones como gesto reivindicativo. 

No estamos ante una huelga tradicional y será difícil evaluar su seguimiento, sobre todo porque millones de mujeres trabajan gratis en casa. La convocatoria de las 24 horas está dirigida solo a las mujeres; es la primera vez que se hace algo así en España y ha provocado un gran debate social sobre el papel de los hombres a quienes se les pide que realicen los servicios mínimos. UGT y CCOO han decidido en cambio llamar a un paro mixto de dos horas.

Los cuatro frentes

La huelga está centrada en cuatro frentes: el laboral, el estudiantil, los cuidados y el consumo. En el terreno laboral, la desigualdad es abrumadora. Las mujeres sufren más el paro, tienen los trabajos más precarios y los peor pagados. La tasa de desempleo es del 18% frente al 15% de los hombres. La brecha salarial es del 23%; una media de 6.000 euros menos al año y más del 70% de los contratos a tiempo parcial está ocupado por mujeres. Solo el 23% de quienes dirigen las empresas del IBEX son mujeres, por debajo de la media europea. 

En las aulas se espera un gran seguimiento de la huelga, sobre todo en la Universidad, donde las mujeres son mayoría. El 60% de los titulados son mujeres; sin embargo el techo de cristal no se rompe. Solo hay 11 rectoras en las 76 Universidades españolas. Las mujeres somos invisibles en los libros de texto y no hay ninguna asignatura sobre la educación en igualdad. Las expertas advierten de que la brecha laboral se puede agravar porque solo el 12% de los estudiantes de carreras informáticas son mujeres cuando el sector de las nuevas tecnologíes es el que mas empleo cualificado está creando.

Las feministas quieren poner en valor y visibilizar el trabajo no remunerado de millones de mujeres en los cuidados. Las mujeres dedican más del doble de tiempo a las tareas del hogar y la familia que los hombres. En este sentido, una de las demandas esenciales de este 8 de Marzo es la corresponsabilidad de los varones en las labores domésticas. Más del 90% de las excelencias para cuidar a los hijos las piden las mujeres.

El cuarto objetivo de la huelga es el del consumo. Las convocantes reclaman un consumo responsable, denuncian la publicidad sexista y exigen la derogación de la llamada tasa rosa que grava con el IVA más alto los productos higiénicos imprescindibles para las mujeres. 

La gran movilización ante esta jornada se explica sin duda en parte por la influencia de un movimiento global en el que las mujeres han dicho basta a las discriminaciones y a los abusos sexuales como se ha visto en movimientos como el #MeToo. Pero en España este despertar de la conciencia feminista se inició hace años para denunciar los recortes sociales e ideológicos del gobierno del PP. 

Los ajustes económicos y la reforma laboral castigaron más a las mujeres y la primera gran protesta en la calle fue el Tren de la Libertad que logró frenar la reforma del aborto de Gallardón. Luego se repitieron las grandes manifestaciones con la plataforma 7N que reclamó un pacto de Estado contra la violencia de género. 

El 8M será también precisamente un clamor contra la violencia machista. En los últimos 15 años, mil mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas y cada día se producen 3 violaciones en España. Las mujeres queremos vivir seguras y libres, sin miedo a pasear por las noches y sin que se cuestione sistemáticamente el testimonio de las victimas como le ocurrió a la joven del caso de la Manada. 

División en los partidos 

Los partidos se han posicionado de forma diferente ante el 8M. Solo Podemos e Izquierda Unida han manifestado su respaldo a la huelga feminista de 24 horas. El PSOE ha dado su apoyo a los paros parciales de dos horas; Ciudadanos se ha desmarcado y el gobierno rechaza de forma contundente la movilización de las mujeres. 

El PP ha sido muy beligerante con la huelga que ha tachado de elitista, insolidaria e irresponsable. Ministras del Gobierno como la de Agricultura Isabel García Tejerina o la presidenta madrileña Cristina Cifuentes han dicho que apuestan por trabajar más y hacer una huelga a la japonesa mientras que la responsable de las políticas de Igualdad Dolors Montserrat la considera una lucha de sexos. En la misma línea, el propio Mariano Rajoy cree que se puede aportar “mucho más” a la huelga feminista trabajando. Declaraciones de Rajoy días después de tener que rectificar su postura de que “no hay que meterse” en la lucha contra la brecha salarial. 

Tampoco harán huelga en Ciudadanos. Inés Arrimadas, la mujer con más poder en la formación naranja, repite que la huelga es anticapitalista y que no se puede mezclar la igualdad con cuestiones ideológicas. El lider Albert Rivera considera que no se pueden confundir anticapitalismo con feminismo y que vincular la economía de mercado con el machismo es no tener ni idea. 

Más allá del 8M 

En todo caso, el origen de este movimiento del 8M va mucho más allá de los partidos o de los sindicatos. El feminismo ha prendido con muchísima fuerza entre las chicas jóvenes que han venido a coger el relevo a las veteranas que llevan 40 años luchando por los derechos de las mujeres. 

La movilización no terminará este jueves; más bien al contrario. Las feministas siempre recuerdan la histórica huelga de 1975 en Islandia en donde el 90% de las mujeres paralizó este pequeño país de 300.000 habitantes. Cuatro años después, una mujer fue elegida por primera vez presidenta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?