Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Circular con niños en bici por ciudad, ¿sentido común o temeridad?

"Los accidentes son minoritarios", apunta Raúl. "No se me ocurriría meter a mis hijos por una calzada con mucho tráfico en hora punta", explica Juanma. Ciclistas habituales explican por qué actúan de forma diferente con sus hijos en la ciudad

Lucía, circulando por las calles del centro de Madrid. /

Raúl Medrano siempre ha llevado a su hija al cole en bicicleta por las calles del centro de Madrid. Le resultaba más fácil y cómodo. Primero en sillita, luego en un remolque bici hasta que a los 8 años cogió la suya. Dos kilómetros de ida y otros dos de vuelta. Buscando diferentes rutas para hacerlo más ameno y evitar las cuestas. La cantidad de vehículos en hora punta nunca fue un inconveniente. “Al principio los conductores me decían que era un imprudente, que como podía llevar a mi hija así, que la ponía en peligro. Hace tiempo que no, debe de ser porque la ven más mayor”. Lucía tiene 11 años y ha dejado de ir siempre en bici. “Todas las mañanas decidimos según lo que prefiera. Unas veces en bici y otras andando o en autobús. Le apetece probar tras toda la vida yendo sobre dos ruedas”, explica Raúl de En bici por Madrid, muy crítico con la sobreprotección a la hora de educar a los hijos.

Un grupo de niños en bici por la Gran Vía madrileña. / Cedida

“Estaba un poco harto de escuchar que es muy peligroso, que los hijos no pueden hacer nada. Lo que hice fue grabar algo que ya era habitual, en este caso el regreso del colegio a casa. Quiero demostrar que sí se puede a las personas que dicen que es una locura, a los que afirman que con 35 años son incapaces salir a la calle con la bici aunque les apetezca. El mensaje era, si hasta una niño puede hacerlo, tú también”.

¿Un problema de sobreprotección o un rasgo de sensatez?

Las estadísticas son el principal argumento para las familias que circulan sin temor por las calles de la ciudad. “Les digo que miren los números, que cuando circulas correctamente por la calzada por accidentes son minoritarios. Igual que un coche puede atropellar a un peatón en un paso de cebra. Es normal que tengan miedo, pero no hay razones objetivas para tenerlo”, asegura Raúl. 10 ciclistas murieron en las calles de las ciudades españolas en 2015, frente a los 61 fallecidos de turismos y los 82 de motociclistas, según el Anuario de accidentes de la DGT. La proporción de bicicletas que circulan en ínfima en comparación con el resto de medios de transporte.

Estadística del anuario. / DGT

Raúl sostiene que ir con niños aporta un plus de seguridad. “No entiendo a los que dicen que la bici está bien para ellos, pero que nunca irían en bici con su hijo. Si para ellos es seguro y lo hacen, ¿qué riesgo aporta que vaya con un niño? Al contrario, te hace circular más despacio y más seguro. ¿Hacia dónde nos ha llevado tanta sobreprotección a los niños? Al final, estamos limitando su desarrollo”. Alguna vez se han caído de la bicicleta, “la típica caída tonta”. Su pareja no monta en bici, no se atreve a hacerlo por la ciudad, pero no tiene problema con que lo hagan su marido y su hija. “Se fía de que si haces las cosas muchas veces y no pasa nada es que no pasa nada”.

Juanma Moreno es padre de dos niños de 11 y 14 años. Es habitual que salgan con la bici por la ciudad. “No se me ocurriría meter a mis hijos por una calzada con mucho tráfico en hora punta. Buscamos siempre las calles tranquilas, planificamos con antelación la ruta. A veces no te queda más remedio que coger una vía rápida, pero solemos evitarlas”. Juanma evita especialmente los tramos susceptibles de trenzados, es decir, cuando una moto se cruza por la derecha o izquierda para esquivar coches. “Eso con niños es un peligro añadido, es más seguro ir por una calzada tranquila aunque no sea la ruta más recta”.

Juanma, en el colegio de sus hijos. / Cedida

Tiene que ver también con el confort. “Es incómodo y desagradable ir entre tanto coche. Hay más contaminación y atascos. Si le digo a un amigo, vente con tus hijos por el Paseo de la Castellana en hora punta, además de que resulta peligroso, no será una experiencia agradable. Hay que buscar otras alternativas. Como hacerlo en los días festivos”, opina Juanma.

"Puede decirse que mis tres hijos han sido criados encima de una bicicleta. Los dos mayores, ya de 20 y 18 no la usan ya que los valores imperantes en la ciudad, de su grupo de amigos y la falta de facilidades para usar la bicicleta en Madrid, en cierto modo se lo impide", explica Miguel de Andrés, de la Asociación Pedalibre, que sigue llevando a su hija de 10 años en bicicleta por la ciudad. "A veces va con la suya propia, pero lo hace por la acera infringiendo la normativa y exponiéndome a una multa. Recordemos que, como padre, soy responsable de la seguridad de mi hija y ella tiene unos derechos de protección que han de ser asegurados".

Un menor circula por la calle madrileña de Santa Engracia. / Cedida

¿Cuándo deja de ser juguete una bicicleta?

Una bicicleta pasa a ser un medio de transporte, y por lo tanto, debe de ir por la calzada cuando la altura máxima del sillín supera los 435 mm. El resto irán por la acera.

Juanma se encarga de la comisión de bicicletas del colegio público madrileño Amador de los Ríos, que forma parte del programa europeo Stars, que promueve ir al cole en bici o a pie. “La mayor parte de los alumnos son del barrio y van al cole andando, pero también organizamos rutas para ir en bici. Quedamos a una hora antes de ir al cole y vamos recogiendo a los niños en bici por las calles de la zona. Le llamamos bicibus”, explica.

Los niños llevan chaleco reflectante, casco y deben respetar la marcha del grupo. Van como un pelotón en medio de una calzada. Un grupo de adultos se sitúan a la cabeza y otro al final. En el cole tienen un aparca bicis financiado por el programa Stars y realizan talleres una vez al mes con padres voluntarios que se encargan de la puesta a punto.

¿Cómo debe circular un niño? Lo que dice la ley

El casco es obligatorio por ciudad para los menores de 16 años. Hay que llevar luces si cae la noche, avisar con antelación de las maniobras y se debe circular por el centro del carril, algo que genera confusión. No en todas las ciudades hay ordenanzas municipales sobre este aspecto por lo que se aplica la norma general de la DGT.

Una bicicleta cargo con tres menores. / Cedida

Raúl recuerda como una mala experiencia tener que discutir con la Policía Nacional. “Un agente me dijo que no fuera por el centro del carril, sino por el lateral y que me lo decía como ciudadano por mi seguridad. Además de no ser su competencia, este agente desconocía la ordenanza de movilidad de Madrid. Lo seguro es por el centro de los carriles”, afirma.

El adulto es responsable del menor. Si los desplazamientos son habituales se recomienda tener un seguro de responsabilidad civil que servirá en caso de accidente. En ocasiones el seguro va incluido si se pertenece a alguna asociación. En el caso de Madrid, BiciMad, el sistema público de bicicletas eléctricas, puede ser utilizado a partir de los 14 años. Planificar la ruta es una recomendación que reiteran los ciclistas que van con sus hijos de forma habitual.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?