Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Portugal libera a su reclusa más anciana, una estafadora nonagenaria

Utilizó el dinero para comprar miles de euros de joyas en Cartier

Portugal libera a su reclusa más anciana, una estafadora nonagenaria. / ()

Tras un año y menos en prisión preventiva, el viernes un tribunal de Lisboa decretó la puesta en libertad de Rosa Vegele, lusobrasileña de noventa años de edad que tenía la distinción de ser la reclusa más anciana de Portugal.

Vegele –una abuela con cabello blanco, gafas y cierto aire encogido– y varios de sus familiares fueron detenidos en la capital lusa a finales de 2016, acusados de haber participado en la venta fraudulenta de propiedades que no les pertenecían. El clan consiguió estafar al menos 300.000 euros de un comprador, y que en el momento de su desarticulación preparaba la venta fraudulenta de dos inmuebles adicionales, valorados en 450.000 y un millón de euros, respectivamente.

Las autoridades lusas consideran que la operación fue ideada por el hijo de Vegele, José Eduardo, que tiene un amplio historial criminal y aparentemente empezó a planificar la estafa mientras cumplía codena por narcotráfico. Desde la prisión contactó con su madre y le propuso llevar a cabo la venta fraudulenta de un edificio semi-abandonado en el centro de Lisboa, aprovechándose de la fiebre especulativa que vive la capital lusa desde hace un par de años.

Aunque la anciana siempre mantuvo que no sabía que se estaba cometiendo una ilegalidad, la Fiscalía lusa afirma que era perfectamente consciente de lo que hacía, y que hizo uso de su imagen de abuela distraída para ganar la confianza de los compradores potenciales.

Lejos de ser un mero títere en manos de un hijo criminal, las autoridades aseguran que Vegele fue una de las mentes pensantes que hizo que la estafa funcionase, y la que más se esforzó por intentar esconder el dinero posteriormente a través de elaboradas operaciones bancarias. Mientras las llevó a cabo, viajando entre Portugal y Brasil, la anciana mantuvo una residencia estable en el Hotel Baía de la aristocrática ciudad de Cascáis, disfrutando de una vida privilegiada y gastando una parte sustancial del dinero estafado en joyas de Cartier.

Ausencia de antecedentes criminales

Los jueces del tribunal lisboeta han considerado que la Fiscalía ha demostrado el caso contra la anciana, su hijo y su nuera, Adriana; todos han sido hallados culpables de delitos de estafa cualificada, tentativa de estafa, blanqueo de capitales y falsificación documental. Mientras que José y Adriana han sido condenados a 10 y seis años de prisión, respectivamente, los jueces han sentenciado a Vegele a cinco años de prisión. No obstante, han decidido suspender la sentencia y reducir la pena efectiva al tiempo cumplido hasta ahora en el Centro Penitenciario de Tires.

Aunque los jueces han insistido en la seriedad de los delitos cometidos, han reconocido la avanzada edad de Vegele, como también la ausencia de antecedentes criminales en su historial, como factores claves en la decisión. La anciana podrá salir de la cárcel pero tendrá que permanecer en Portugal durante los próximos tres años y medio, periodo en el que tendrá que comparecer ante las autoridades de manera regular.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?