Lunes, 06 de Julio de 2020

Otras localidades

Ciudadanos

El CIS dispara a Ciudadanos hacia la carrera electoral

La formación naranja ha empezado por endurecer su discurso sobre Cataluña

Ciudadanos augura más desencuentros con el PP mientras espera que el PP les menosprecie en asuntos de calado

Albert Rivera en una imagen reciente de su viaje a Chile

Albert Rivera en una imagen reciente de su viaje a Chile / MARIO RUIZ (EFE)

La dirección de Ciudadanos reconoce que esperaba mejores resultados que los arrojados por el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas conocidos este martes. Según el CIS, si hoy hubiera elecciones el partido de Albert Rivera se situaría como segunda fuerza política, a poco más de un punto y medio por detrás del Partido Popular. “Es la encuesta del Gobierno y que tiene bastante cocina”, lamentaba el propio Rivera tras conocer los resultados. Así que, para tratar de que el sorpasso no sea sólo con el PSOE, como ya ha ocurrido, el líder naranja no ha esperado ni un sólo segundo más y se ha lanzado a arañar más votos al PP.

Y para ello ha empezado por endurecer su relato nacional con respecto al independentismo en Cataluña. Fundamentalmente por dos razones. La primera, porque es el discurso que va en el ADN de Ciudadanos. Desde sus inicios, el partido naranja ha mantenido una línea más que dura contra el procés y contra sus líderes, algo que le ha funcionado tan bien que gracias a ese discurso Ciudadanos ganó las elecciones en Cataluña, aunque sin posibilidad de formar gobierno por falta de escaños.

Pero también, y esta es la segunda razón, endureciendo su discurso Rivera consigue hacer suyo lo que tanto le ha reclamado a Rajoy una parte de su partido: mano dura contra el independentismo. Rivera es consciente de esta debilidad de su ahora principal adversario político y por eso este miércoles anunció con rotundidad que “daba por roto” el acuerdo con el Gobierno en torno a la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española en Cataluña. “Lo ha aplicado de una forma blanda, laxa, poco dura...”, se esforzaban en explicar los responsables de Ciudadanos.

La estrategia no responde a otra cosa que a arañar votos por la derecha, es decir, al PP, que es el partido que, según el CIS está ahora por encima de Ciudadanos en intención de voto. Y es que el puñetazo sobre la mesa de Rivera no tendrá ninguna consecuencia práctica en el fondo del asunto.

Vendrán más desencuentros

Los colaboradores cercanos a Albert Rivera no se atreven a aventurar cuáles en concreto pero lo cierto es que el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado “parece” que podría ser la última gran foto conjunta.

En Ciudadanos ya advierten de no facilitarán las cosas a Rajoy y los suyos y marcarán distancias, como ha sucedido ahora con la aplicación del artículo 155 en Cataluña. De hecho, el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, trató este miércoles de calmar los ánimos al número ‘dos’ de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Hablaron durante 15 minutos en un pasillo del Congreso de los Diputados, con las cámaras y micrófonos apuntándoles como tratando de mostrar una relación cordial. Mientras conversaban, se sonrieron, se tocaban los brazos y los hombros como si fueran gestos de complicidad, uno hacía un chiste recibiendo la carcajada del otro pero hasta ahí. Luego ante la prensa, Villegas mantuvo que el acuerdo del 155 “está roto”.

A este muro se sumará otro que levantará el PP. Y es en Alcalá 253 dan por hecho que Rajoy no contará con ellos para algunos asuntos que podrían ser más o menos trascendentales. La prueba más cercana la tenemos en la inminente renovación de la cúpula del Banco de España. El Gobierno ha invitado a negociarla sólo al PSOE y ha obviado a su socio de investidura y partido que le aprobará las cuentas públicas de 2018.

No sabemos si, como dicen en Ciudadanos, “el viejo bipartidismo” está ya tomando posiciones para no ser desbancado por la formación naranja, pero la imagen que vale más que mil palabras la tuvimos este miércoles en el patio del Congreso de los Diputados. Después de que Rivera anunciara que se apartaba del consenso del 155 el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, apremió al secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, para tomar un café y hablar.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?