Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Pedro Sánchez, "el chico nuevo"

El presidente del Gobierno no ha perseguido los focos en su primer Consejo Europeo, pero no ha pasado desapercibido en su estreno. "Aquí está el chico nuevo", dijo Juncker al verle llegar

Donald Tusk conversa con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente español, Pedro Sánchez / ()

No ha pasado desapercibido en su estreno aunque tampoco ha perseguido los focos. A las 10 de la mañana tenía su primera cita en la sede de la Comisión Europea. “Aquí está el chico nuevo”, le dijo Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Euroepa, al flamante presidente español en su primera cumbre comunitaria oficial, que lo del domingo fue informal. El "chico nuevo" que les sorprendió a los tres días de ser investido con un rompedor anuncio sobre el buque Aquarius despierta mucho interés en las moquetas comunitarias, mucha expectación entre los socios europeos. En la cumbre de esta semana esperan, al menos, poder hacerse una idea de hasta dónde va a llevar el “chico nuevo” su promesa de nuevo tiempo en España.

Lo cierto es que Pedro Sánchez no ha buscado demasiado protagonismo a pesar de todo ello y, quizá por eso, no tendrá en su álbum de fotos de este primer mes como jefe del Ejecutivo una imagen muy habitual en días señalados en Bruselas: el presidente asediado, por primera vez, por decenas de pértigas con micrófonos de colores a las puertas del Justus Lipsius, que es el edificio donde se reúne durante dos días seguidos el Consejo Europeo. Nada de eso. La atención a los medios la hizo de forma improvisada en un recinto más discreto, de hecho, en el único sitio donde no se estrenaba, porque a la reunión de los líderes socialistas europeos de Bruselas sí que ha asistido con frecuencia en sus dos vidas anteriores, sus dos mandatos como secretario general del PSOE.

En un fluido inglés, recreándose, Sánchez no dudó en pararse a responder a unas televisiones extranjeras que lo requerían nada más apearse del coche. Tuvieron suerte en esta ocasión porque minutos antes habían apelado a la voz de “president Sánchez” a otro líder socialista, también alto y moreno como el español. “Cosas de una Unión Europea a 28 y de una socialdemocracia que cambia mucho a sus líderes”, bromeó un veterano periodista.

La sesión de trabajo de los mandatorios europeos también empezó con buen ambiente. El primer ministro belga, que siempre juega en casa, tenía a su selección calentando en Rusia para enfrentarse a Inglaterra en el Mundial así que tuvo el detalle de regalarle a Theresa May una camiseta con los colores del equipo nacional. La aceptó entre risas y posados pero no aparece con ellas en las fotos con Pedro Sánchez que, poco después, distribuyó la Moncloa. Por primera vez el presidente y la primera ministra británica hablaban a solas, aunque sin tiempo para demasiadas profundidades sobre el Brexit.

Se trata de imágenes totalmente institucionales después de que la Secretaría de Estado de Comunicación haya tropezado con la incomprensión del respetable sobre algunas “cosas nuevas” que han intentado hacer con las fotos. De manera informal admiten en ese equipo que no se les ha entendido del todo y también que la responsabilidad sobre esas publicaciones es del departamento de Comunicación en su afán por hacer cosas diferentes en este tiempo nuevo. La última innovación que colmó el vaso de las críticas fue el tuit sobre la “determinación” de las manos presidenciales, sobre las que el propio Sánchez prefirió correr un “tupido velo”. De las primeras de estas semanas de novedades, el jefe del Ejecutivo volando en un avión del Ejército con su equipo sin quitarse las gafas de sol. En Bruselas no se las ha puesto, y eso que el sol de junio no quiso perderse su estreno. Quizá sin gafas despistaba algunos focos aunque no pasó desapercibido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?