Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 27 de Febrero de 2020

Otras localidades

Rajoy evita la batalla sucesoria, reivindica su gestión y promete lealtad "siempre"

El presdente presume de la gestion de la crisis catalana y con ello, respalda implícitamente a Sáenz de Santamaría

Rajoy: "Me aparto, pero no me voy" / Rajoy: "Me aparto, pero no me voy". / ATLAS

Esta primera jornada del congreso del PP del que saldrá la persona que liderará el partido ha sido una completa reivindicación de Mariano Rajoy. Le dedicó sus palabras Luis de Grandes, presidente de la comisión organizadora del congreso, que le ha llegado a decir que no "quitará su retrato de su mesa de trabajo". Emotivo fue también el discurso de Ana Pastor, presidenta del cónclave, que ha afirmado que Rajoy ha sido "el mejor presidente" que nunca han tenido. Y cómo no el de la secretaria general saliente, María Dolores de Cospedal, a la que se le llenaron los ojos de lágrimas al son del himno nacional que abrió el congreso.

Por eso se esperaba con mucho interés y expectación las palabras de Rajoy, su discurso de despedida y de paso de página, en el que no ha habido ninguna referencia explícita a los dos candidatos que el sábado se disputarán la presidencia del PP y sí mucha reivindicación de su legado político, además de una casi nula autocrítica y ninguna línea sobre la corrupción. El expresidente del Gobierno, emocionado, ha asegurado que ha sido "feliz" como presidente del PP y ha admitido que el de su despedida de la presidencia del partido "no es un discurso fácil" porque tiene mucho que agradecer. Rajoy ha destacado que aunque deje de ser el líder del partido, "es un honor ser militante del PP" y seguirá siéndolo "siempre".

Cataluña y otros "logros"

Rajoy ha recuperado su tono más íntegro al hacer balance de su gestión, recordando la salida de la crisis, la creación de empleo, el colapso de ETA y la gestión de Cataluña, sobre la que ha dicho que lo hicieron "muy bien": "Supimos arbitrar las fórmulas. El gobierno que declaró la independencia fue cesado, fue un hecho sin precedentes en la historia de Europa y Puigdemont no ha vuelto a ser presidente de la Generalitat". El presidente ha presumido de la gestión de la crisis catalana y con ello, ha respaldado implícitamente a Sáenz de Santamaría, de quien dependía el asunto en el Gobierno.

Rajoy ha recordado que en la voluntad de los españoles no está que el PP no gobierne: "Desde 2009 el PP es la primera fuerza política de España. Sabes que somos una apuesta sólida, les da confianza, cuando las cosas se tuercen el PP es lo que desean la mayoría de los españoles". El expresidente del Gobierno ha calificado de "confabulación" su salida del Ejecutivo olvidado que la moción de censura se presentó por la sentencia del caso Gürtel, pero ha asegurado que "volverán a buscarnos". El hasta hoy presidente del PP ha destacado que su partido "nunca mercadea con los principios ni con los intereses generales" y ha presumido de pertenecer "un partido independiente" que "no está al servicio de ninguna doctrina".

Fotogalería | Los abrazos de Rajoy a su sucesora o sucesor / EFE

Lealtad al partido

En la recta final del discurso de su despedida, Rajoy ha dejado claro que se va como líder, pero que eso no significa que abandone el partido. "Me aparto, pero no me voy", ha dicho. Aunque no ha hecho ninguna referencia ni a Casado ni a Santamaría, ni tampoco a la unidad en el partido tras este congreso, sí ha destacado que será "leal" a la decisión de los compromisarios, y en un mensaje que se puede interpretar dedicado al expresidente Aznar, ha afirmado que será "leal siempre": "Todos sabéis que yo sé lo que es ser leal".

Rajoy ha evitado meterse de lleno en la batalla sucesoria pero ha pedido al partido "responsabilidad" en su trabajo futuro y que se preparen para dar siempre "la respuesta adecuada": "Estáis escribiendo la historia de la España de hoy y tenéis que escribirla bien, y preparáis la historia de mañana".

Santamaría: "Le he dicho que estoy aquí"

Tras su discurso, que ha acabado con el plenario puesto en pie ovacionando al hasta ahora su líder, la candidata a sucederle ha asegurado que ha sido "muy emotivo" y una muestra de "vocación política y generosidad". Sáenz de Santamaría también ha asegurado a la prensa que "trabajará hasta el final por la unidad". La exvicepresidenta del Gobierno ha pedido a su contrincante, Pablo Casado,  que esta noche haga "análisis de las clases de grandeza" que se han visto en las palabras de Rajoy y se ha mostrado aún dispuesta a verse con él para acordar una candidatura de unidad: "Le he dicho que estoy aquí".

La respuesta de Casado ha llegado solo unos minutos después. El candidato insiste en que la lista de integración llegará después de la votación: "Si todo va bien y yo gano el congreso espero que ella y su equipo se integren". Casado, que ya advirtió tras la primera vuelta del 5 de julio que quiere llegar hasta el final en este proceso, asegura que "deja hueco en su organigrama para los mejores".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?