Últimas noticias Hemeroteca

Agua de coco en teja de morcilla

La mezcla puede parecer un poco rara... ¡pero funciona!

No nos negarás que la presentación es monísima... /

La idea de mezclar coco y morcilla puede parecer un tanto extraña, pero en realidad está sacada del libro La cocina aromática de François Chartier, en la que se establecen conexiones que pueden parecer muy atrevidas, ¡pero que funcionan! También tiene la ventaja de que es un aperitivo que puede elaborarse con antelación y rematar el final a última hora. ¿Te lo imaginas en la mesa de Navidad? Y claro, si necesitas más ideas, date una vuelta por aquí.

Agua De Coco En Teja De Morcilla

Autor:

Categoría: APERITIVOS

Raciones: 12 UNIDADES

Agua de coco en teja de morcilla

La mezcla puede parecer un poco rara... ¡pero funciona!

Ingredientes

  • 250 ml de jugo de coco
  • 200 g de morcilla de cebolla
  • 4 hojas de gelatina (8 g)
  • 150 gr de berros (puede servir canónigos, espinacas, rúcula, perejil)
  • Sal
  • Ralladura de coco
  • Un molde flexible de semiesferas de 3 cm de diámetro cada una

Elaboración

  1. Extraemos el jugo de uno o dos cocos. Lo pesamos para comprobar si tenemos suficiente líquido, colamos para retirar impurezas y lo congelamos.
  2. Lo descongelamos lentamente en el frigorífico, colocando el bloque del jugo congelado encima de una estameña o tela de cocina y, a su vez, en un colador, todo metido en un bol para que se derrita lentamente. El resultado ha de ser un jugo transparente y con un potente sabor a coco.
  3. Hidratamos las hojas de gelatina en agua muy fría durante unos minutos.
  4. Pesamos 200 ml del agua de coco y calentamos. Es muy importante que no hierva.
  5. Retiramos del fuego.
  6. Escurrimos bien las hojas de gelatina, las introducimos en el agua de coco caliente y removemos hasta disolverlas.
  7. Rellenamos los moldes e inmediatamente llevamos al frío durante dos horas.
  8. Para preparar la teja de morcilla, entre dos hojas de papel sulfurizado apto para horno, estiramos la morcilla con la ayuda de un rodillo, hasta crear una placa de 2 mm.
  9. Colocamos la placa de morcilla entre las hojas de papel y a su vez, entre dos bandejas de horno que sean planas, para conseguir que la morcilla se tueste entre ellas y quede en forma de placa.
  10. Horneamos a 140 grados durante 20 minutos, aunque debemos vigilar si la morcilla ha cogido la textura crujiente (dependerá del grosor de la lámina).
  11. Escaldamos las hojas de berros, escurrimos bien, sazonamos y trituramos.
  12. Pasamos los berros triturados por un color fino.
  13. Para montar el plato, troceamos pequeñas tejas con la morcilla crujiente, colocamos en cada una de ellas una semiesfera de agua de coco y decoramos con coco rallado y el coulis de berros en gotas.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?