Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 20 de Agosto de 2019

Otras localidades

INCENDIO EN GRAN CANARIA INCENDIO EN GRAN CANARIA Programa especial de 'Hoy por hoy' desde Gran Canaria con Javier Ruiz

Google acaba con la publicidad más molesta de Internet

La nueva versión de Chrome incluye nuevas herramientas para acabar con las experiencias abusivas persistentes

Google pone fin a la publicidad más molesta. /

Desde hace ya varios años, Google dispone de diversas herramientas para acabar los anuncios más molestos de Internet. Gracias a ellas, la compañía ha sido capaz de bloquear tanto la publicidad emergente como la apertura de nuevas ventanas que surgen de distintos sitios web. A partir del próximo mes de diciembre, el buscador Google Chrome también comenzará a bloquear la publicidad fraudulenta.

A través de un comunicado publicado en el blog de Chromium, la compañía ha dado a conocer que Chrome 71 ampliará sus herramientas de protección para que la navegación de sus usuarios sea todavía más limpia. Todo ello para bloquear y eliminar y bloquear la publicidad que se identifique como experiencia abusiva. Es decir, aquella que haya sido diseñada para engañar a los visitantes.

Así es la nueva actualización de Chrome

Hace apenas unos meses, el buscador habilitaba un bloqueador automático de anuncios que, a juicios de la compañía, no son justos con el usuario. En esta ocasión, Google Chrome bloqueará anuncios como el clásico botón que activa una reproducción de vídeo pero que en realidad activa una descarga de contenido o los botones para cerrar ventanas que en su lugar abren nuevas ventanas emergentes. Pero no solo eso. La compañía también acabará con aquellos anuncios utilizados para realizar phising, aquellos que intenten redirigirte a terceras páginas webs, los elementos que contengan contenido malicioso y los que te inviten a pinchar sobre el mismo.

Un tipo de publicidad, frecuente en páginas ilegales de descargas, que deberán decir adiós de las mismas si quieren continuar siendo indexadas por el navegador. Con el objetivo de ayudar a las empresas a que detecten este tipo de publicidad, Google ha publicado un informe en el que los responsables de las páginas web podrán descubrir en cuestión de segundos si su página está cometiendo alguna irregularidad.

30 días para acabar con la publicidad no deseada

Aquellas páginas web que cuenten con este tipo de publicidad dispondrán de 30 días para eliminarla o modificarla. Una vez que el webmaster corrija los problemas de su página web, tan solo tendrá que solicitar a Google una nueva revisión de su sitio si quiere que dejen de bloquearlo. Si ha pasado ese plazo, pero el desarrollador no ha realizado modificación alguna, el propio buscador será quien se encargue de acabar con este tipo de anuncios.

Por lo tanto, la compañía introduce novedades en su navegador con el objetivo de facilitar la navegación web al usuario. Primero fueron los pop-ups, más tarde las ventanas múltiples y ahora las experiencias abusivas persistentes. Anuncios, que no cumplían con lo esperado por la compañía, que han desaparecido para siempre del navegador.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?