Últimas noticias Hemeroteca

El Pacto Mundial de Migración empieza a caminar en Marrakech

La declaración afecta a 250 millones de migrantes y fue adoptada formalmente en Marruecos con la presencia de 164 países. Entre los asistentes estuvo el presidente español, Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, pronuncia su discurso durante la conferencia intergubernamental de la ONU organizada en la ciudad marroquí de Marrakech / ()

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular ya es una realidad después de que se adoptará formalmente el lunes en Marrakech en una cumbre internacional con la presencia de 164 países. Es el primer acuerdo intergubernamental, negociado bajo el auspicio de las Naciones Unidas, con la pretensión de cubrir todas las dimensiones de la migración internacional. El pacto afecta a 250 millones de migrantes alrededor del mundo.

Se trata de una declaración y no de un tratado, y su objetivo principal es facilitar la migración segura, ordenada y regular, aunque el texto de 34 páginas detalla hasta 23 objetivos. Entre ellos, minimizar los factores adversos que obligan a las personas a abandonar los países de origen, salvar vidas, luchar contra el tráfico ilícito de migrantes, detener a los migrantes solo como último recurso y dotarlos de servicios básicos.

Sin embargo, no es vinculante, algo que preocupaba a algunos de los países que no lo rubrica, respeta la soberanía de cada Estado, que puede tener su política migratoria propia, según las necesidades.

Culmina así un proceso iniciado en 2016 con la Declaración de Nueva York para Refugiados y Migrantes, cuando se decidió desarrollar el pacto mundial que tras 18 meses de negociaciones, se aceptó el 13 de julio. Nueva York era el lugar elegido para acoger la cumbre, pero Marruecos hizo una oferta generosa para que se celebrará en Marrakech.

En cuanto a su aplicación, los Estados se comprometen también a crear una plataforma mundial de conocimiento como fuente de datos abiertos en línea sobre la migración, así como una red de las Naciones Unidas sobre la migración.

Tras la conferencia de Marrakech, la Asamblea General adoptará una resolución que respalde formalmente el pacto migratorio y el 19 de diciembre se ratificará. Louise Arbour, la representante especial de la ONU para las migraciones, se mostró 'muy optimista' sobre el futuro de la declaración, pese a la retirada de algunos países como EEUU, Israel, Italia, Hungría o Polonia.

"Lo que estamos estableciendo es la obligación de respetar los derechos humanos de los migrantes, lo que, por supuesto, es absolutamente obvio cuando celebramos al mismo tiempo el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sería inconcebible excluir a los migrantes del alcance de la Declaración Universal", aseguró Arbour.

El rey Mohamed VI envió un mensaje, que leyó el primer ministro marroquí, aludiendo a que el pacto es necesario "¡Porque ningún país puede, por sí solo, enfrentar estos desafíos!". Pero también precisó que el pacto mundial no es un fin en sí mismo y que sólo tiene sentido a través de su implementación efectiva. "Por eso la Conferencia de Marrakech es, ante todo, una llamada a la acción", precisó.

El monarca ofreció una comida, presidida por el jefe de Gobierno, a los 18 jefes de Estado, entre ellos Pedro Sánchez, y a los 81 ministros asistentes. Sánchez llegó la mañana del lunes a Marrakech y en su intervención alabó la experiencia de España, "donde convergen todas las formas de migración: origen, tránsito, destino y retorno".

El presidente español anunció la celebración en 2019 de una Conferencia Internacional sobre relación entre desertificación y migración en Almería, donde hace 25 años se acogió el primer seminario internacional sobre esta cuestión. Sánchez se centró en cuatro aspectos de la migración: la relación entre cambio climático, desertificación y migraciones, en aumentar la cooperación con los países de origen y tránsito, la lucha contra las mafias, y las medidas para la integración.

Finalizó la intervención con una reflexión final llamando a "combatir la instrumentalización de la migración como excusa para repliegues nacionalistas, cierres de fronteras y discursos xenófobos o excluyentes". En cuanto al discurso extremista de los partidos de la derecha aseguró que "apelar al odio y al miedo al diferente únicamente beneficia a quienes utilizan esta estrategia para obtener réditos políticos".

También hubo ausentes en Marrakech. Estados Unidos se retiró antes de las negociaciones, mientras que nueve países lo hicieron una vez que ya estaba terminado el documento en julio, y otros decidieron retirarse a última hora. Chile anunció su baja este mismo domingo. Tan repentina decisión, hizo que una diputada se enterase una vez aterrizó en Chile procedente de las dos sesiones previas el fin de semana en Marrakech.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?