Últimas noticias Hemeroteca

Dos monjas roban medio millón de dólares y se lo gastan en los casinos de Las Vegas

A pesar de no haber presentado cargos contra ellas, la iglesia ha decidido sancionarlas

Las dos monjas han sido enviadas a conventos diferentes. /

Las hermanas Mary Margaret Kreuper y Lana Chang han reconocido haber robado más de medio millón de dólares (unos 438.000 euros al cambio) de una cuenta en la que se ingresaban las cuotas de las matrículas y las donaciones a la Escuela Católica de St. James (Los Ángeles), tal y como reconoce un portavoz de la iglesia en declaraciones al medio local The Long Beach Press-Telegram: "La hermana Mary Margaret y la hermana Lana me han expresado y me han pedido que les transmita el profundo remordimiento que sienten por sus acciones y piden su perdón y sus oraciones"

Las monjas, que llevaban trabajando desde hacía más de 30 años en el centro, se gastaban el dinero del colegio en viajes a Las Vegas y en los diferentes casinos situados en la conocida como ciudad del pecado, tal y como reconocen las Hermanas de San José de Carondelet en un comunicado publicado en su página web: "Las hermanas han confirmado la malversación de fondos y han cooperado en la investigación".

"Las hermanas han confirmado la malversación de fondos"

Mientras que Kreuper fue la directora de la escuela católica durante 29 años, Chang se encargó de dar clase a los cientos de alumnos que pasaron por St. James durante los últimos 20 años. Por lo tanto, muchas fueron las personas dentro de la Archidiócesis de Los Ángeles que no dieron crédito ante la confesión de las dos monjas, quienes se han comprometido a devolver el dinero cuanto antes.

Por esa misma razón, y a pesar de la disconformidad de varios padres, la archidiócesis ha comunicado que no planea presentar una querella penal contra las monjas. Sin embargo, será la congregación quien se hará cargo de restituir los fondos íntegramente y sancionar con dureza a Mary Margaret Kreuper y Lana Chang: "Nuestra comunidad está preocupada y entristecida por esta situación y lamentamos cualquier daño a nuestra larga relación con la escuela, que data de 1918".

La auditoría que reveló la malversación de las monjas

La archidiócesis ha reconocido que tenían constancia de los viajes de las dos monjas y que les gustaba jugar en los diferentes casinos de la ciudad. Sin embargo, no sabían que utilizaban la cuenta de la escuela como su cuenta personal hasta que llevaron a cabo una auditoría de rutina. Según cuenta el capellán del centro Michael Meyers, la archidiócesis ordenó la auditoría después de que una familia solicitara una copia de su cheque a la escuela y comprobara que había sido depositado en otra cuenta bancaria ajena al colegio.

Tras contratar a un auditor independiente para hacer un análisis más exhaustivo, el colegio descubrió una "cuenta olvidada" a la que solo tenían acceso las dos monjas. Una cuenta, que se abrió en 1997, desde la que las hermanas extraían dinero cada vez que querían ir al casino. Después de descubrir la malversación de fondos, la archidiócesis ha decidido apartar a las monjas y enviarlas a dos conventos diferentes para evitar que vuelvan a actuar: "Nuestra comunidad está preocupada y entristecida por esta situación y lamentamos cualquier daño a nuestra larga relación con la escuela, que data de 1918".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?