Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Encuentran un leopardo negro en África por primera vez en 100 años

El melanismo ha provocado que este leopardo destaque por un color negro azabache

El animal ha sido descubierto en Kenia. /

El melanismo es un exceso de pigmentación oscura en un animal, provocado como consecuencia de una mutación genética, que da lugar a seres de color oscuro, con piel, plumas, pelo o escamas de color negro. Todo ello debido a un proceso atípico que eleva los niveles de melanina del animal, permitiéndole obtener este color tan característico.

Por lo tanto, el melanismo es un proceso opuesto al albinismo que nos permite disfrutar de animales completamente negros. Uno de los ejemplos más típicos es el de la pantera negra. Un felino, surgido a raíz de varias especies de grandes felinos como el leopardo o el jaguar, que destaca por su color negro azabache. Sin embargo, hay muchos más. Desde serpientes y gallinas hasta leones y ardillas.

Descubriendo al leopardo negro

Recientemente, un grupo de biólogos liderados por el científico del Zoológico de San Diego Nick Pilfold ha publicado un estudio, en la revista African Journal of Ecology, mediante el que ha dado a conocer el hallazgo de un leopardo negro en Kenia, algo que no se veía desde 1909. Un animal, que se asemeja físicamente a una pantera negra, que destaca por sus patrones en forma de rosa.

A pesar de que la misión principal del equipo de investigación era conocer más acerca de la población de leopardos que vive junto al Centro de Conservación de Loisaba, las cámaras de vida silvestre instaladas por los investigadores detectaron la presencia de un animal atípico. Un leopardo, que se ve completamente negro durante el día, que cuenta con los patrones tan característicos de este felino (visibles únicamente a partir de las imágenes infrarrojas nocturnas).

El fotógrafo confundió al leopardo con una pantera

Según cuenta el fotógrafo inglés Will Burrard-Lucas, el leopardo se encontraba al acecho de una presa en plena oscuridad. Debido a su pelaje completamente negro, el Burrard-Lucas pensó que se trataba de una pantera. Sin embargo, gracias a las cámaras infrarrojas, descubrió que se trataba de un ejemplar de leopardo negro: "Es la criatura más impresionante que he fotografiado".

Por lo tanto, se trata de la primera imagen de un leopardo negro desde 1909, cuando un fotógrafo inmortalizó a este animal en Etiopía. En la actualidad, esta imagen está guardada en el Museo Nacional de Historia Natural en Washington DC (Estados Unidos). Una imagen única que sorprende por la belleza de un animal al que hemos podido ver un siglo más tarde.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?