Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Una ballena engulle a un buzo y lo expulsa vivo en una playa

"En aquel momento no había tiempo para el miedo, tenías que utilizar tu instinto"

Así fue el ataque de la ballena al buzo. / YouTube

Desde hace ya más de 15 años, el buzo de 51 años Rainer Schimpf dirige Dive Expert Tours, una agencia organizadora de tours de buceo en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Un tiempo más que suficiente para vivir experiencias de todo tipo en la mar. No obstante, y a pesar de parezca que ya nada le puede sorprender, el pasado mes de febrero vivió la experiencia más impactante de su carrera.

Hace apenas unas semanas, Schimpf y su equipo de buzos se sumergían en Puerto Elizabeth para documentar la migración de la sardina. Después de dividirse en dos grupos para captar y documentar las diferentes especies marinas del fondo marino, uno de ellos comenzó a notar que el mar comenzó a agitarse, tal y como ha dado a conocer el propio buzo en declaraciones a Barcroft TV.

"Sentí una enorme presión en el pecho"

Mientras intentaba fotografiar a un tiburón, Schimpf comenzó a sentir una fuerte presión en el pecho apenas unos segundos antes de quedarse en la más absoluta oscuridad. A pesar de que nunca había experimentado algo semejante, sabía que había sido engullido por una ballena. Por una ballena de Bryde, concretamente.

A pesar de que este tipo de ballenas no devoran humanos, ya que se alimentan principalmente de plancton y peces pequeños, este ejemplar engulló al buzo por error. Por esa misma razón, el buzo contuvo la respiración esperando a que la ballena lo expulsara cuanto antes: "Contuve el aliento porque pensé que tendría que bucear y liberarme de la ballena a varios metros de profundidad".

La ballena le liberó en la playa

Tirando de instinto, el buzo intentó mantener la calma y evitar cualquier movimiento brusco (por muy complicado que pareciera) con el objetivo de que la ballena no se sintiera amenazada y lo expulsara cuanto antes. Después de recorrer varios metros en sus fauces, el mamífero acabó expulsando a su presa junto a la playa desde la que habían partido horas atrás.

Después de nadar durante varios metros, el buzo llegó sano y salvo a la orilla. A pesar de que reconoce que fue una experiencia muy interesante, ya que vivió una conexión única con la ballena, reconoce que "no lo volvería a hacer".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?