Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

Más agua del grifo y menos embotellada

El Parlamento Europeo ha aprobado una normativa para fomentar el uso del agua del grifo frente al agua embotellada. Mejorando la calidad del agua de la traída, con menos plomo, cloro y contaminantes, permitirá que los ciudadanos europeos consuman más este tipo de agua y compren menos botellas de plástico con agua embotellada

voluntarios recogen plásticos de botellas de agua durante el dia mundial del agua en Santos, Brasil. / ()

Se trata de conseguir agua del grifo sea de mejor calidad, y que los ciudadanos europeos accedan más a este tipo de agua y menos a la embotellada. Con esta directiva que ha aprobado el Parlamento Europeo este mes de marzo, se reducirá la contaminación que producen las botellas de plástico en las que viene el agua, previo paso a mejorar la calidad del líquido que viene del suministro.

El proyecto de ley del Parlamento Europeo endurece los límites de presencia de ciertos contaminantes, como el plomo y las bacterias como la legionela, e introduce nuevos topes para ciertos alteradores endocrinos. Rafa Seiz es de la organización medioambientalista WWF: "Si con la medida se consigue reducir el numero de envases de plástico utilizados, ya se habrá conseguido mucho".

El agua potable se puede considerar de buena calidad cuando es segura y limpia; es decir, cuando no contenga patógenos o contaminantes a niveles capaces de afectar de modo adverso a la salud de los organismos que la consuman. 

La gestión del agua del grifo en Europa presenta una gran complejidad, por lo que normalmente involucra a muchos actores, como los municipios, empresas proveedoras, laboratorios de control y administraciones sanitarias.

Ellos tratan de asegurarse que el suministro de agua potable sea de buena calidad, sin riesgos para la salud, fácilmente accesible y disponible en la cantidad requerida. Desde la WWF, Rafa Seiz explicaba: "Hay mucha gente en Europa que aún no tiene acceso al agua potable. Es una de las prioridades del proyecto, además de mejorar la calidad del agua que bebemos del grifo, y hacer accesible el agua potable en lugares públicos". 

Desde Europa consideran que beber menos agua embotellada va a conseguir que las casas europeas ahorren más de 600 millones de euros al año. Además las botellas de plástico en muchos de los casos terminan en playas o mares, empeorando la contaminación. Los bares y restaurantes también deberían ofrecer pequeñas cantidades de agua de modo gratuito y los ayuntamientos y administraciones regionales, establecer fuentes de agua potable en los lugares públicos siempre que sea posible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?