Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Historia

Las disculpas de seis países por hechos históricos y las reticencias de otros

El presidente de México exige disculpas a Felipe VI por la conquista del Nuevo Mundo pero el Gobierno de España rechaza la petición "con toda firmeza" porque considera que ese hecho "no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas". Sin embargo, España sí ha pedido perdón por otros agravios producidos hace también 500 años, como la expulsión de la comunidad sefardí, y otros países también se han disculpado por acontecimientos pasados. Repasamos algunos de ellos

Hiroshima, arrasada tras la bomba atómica

Hiroshima, arrasada tras la bomba atómica / Universal History Archive (GETTY IMAGES)

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido por carta al rey de España Felipe VI y al papa Francisco que se disculpen por los abusos cometidos por los españoles durante la conquista de México, hace cinco siglos. Una reclaramación histórica que resurge de vez en cuando en Latinoamérica y que España rechaza. Para el gobierno de Pedro Sánchez, "la llegada hace quinientos años de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas". Un argumento que es aplicable a otros muchos acontecimientos históricos pero que, según el momento y el relato, se emplea o no. A continuación, algunos ejemplos:

España y la comunidad sefardí

En junio de 2015, el Gobierno de España aprobó una ley para que los descendientes de sefardíes que fueron expulsados hace más de 500 años de la península pudieran recuperar la ciudadanía española que les fue arrebatada. Así, se otorgó la nacionalidad a 4.302 ciudadanos sefardíes que, aunque no residen en nuestro país, podían acreditar su origen y su especial vinculación con España a través del conocimiento de la lengua y la cultura. Un gesto de reconciliación con una comunidad que fue maltratada por la Inquisición en el siglo XV.

Italia y el bombardeo en el mercado de Alicante

 El bombardeo del 25 de mayo de 1938 en Alicante fue uno de los ataques aéreos más sangrientos de la Guerra Civil Española. Murieron más de 300 personas a consecuencia de las 90 bombas que lanzó aquel día la aviación fascista italiana. El año pasado, 80 años después de la matanza, Italia pidió perdón y condenó "la barbaridad" de aquel día y lo "abominable" de aquella y de todas las guerras.

Francia y las torturas de la guerra de Argelia

El año pasado también el presidente francés, Emmanuel Macron, reconoció oficialmente que Francia instituyó "un sistema" legal que incluía la práctica sistemática de torturas durante la guerra de Argelia (1954-62) por parte del Ejército galo. Macron se sirvió de un caso concreto para pedir perdón a todas las víctimas: el del profesor universitario Maurice Audin, militante comunista por la independencia argelina que fue secuestrado en Argel el 11 de junio de 1957 y torturado hasta la muerte. Su fallecimiento fue ocultado durante años por las autoridades. Su viuda recibió las disculpas de Francia 71 años después de lo ocurrido.

Holanda y las víctimas de Srebrenica

El Gobierno holandés también pidió formalmente disculpas en 2015 a los familiares de tres víctimas de Srebrenica e incluso les ofreció dinero, aunque la cantidad definitiva no trascendió. Murieron junto con cerca de 8.000 varones musulmanes tras la toma de Srebrenica por parte del entonces general Ratko Mladic, una masacre en la que Holanda reconoce su responsabilidad.

Reino Unido, la guerra de Irak y la generación Windrush

En 2015, el ex primer ministro británico Tony Blair pidió disculpas por su papel en la guerra de Irak en la que había participado Reino Unido 12 años antes. Reconoció que se utilizó información de inteligencia errónea y que no supo prever el caos que se desataría tras el derrocamiento de Sadam Husein pero, sin embargo, no pidió perdón por la muerte del dictador porque considera que había que actuar.

Más reciente es la disculpa de May por sus políticas contra la conocida como 'generación Windrush', que llegó a Reino Unido entre 1948 y 1973 procedente de las colonias británicas en el Caribe para cubrir las carencias del mercado laboral. Muchos eran niños entonces que han crecido en Reino Unido y que en 2012, cuando Theresa May era ministra de Interior y endureció las políticas migratorias, se vieron gravemente afectados. Los permisos de residencia para miles de ellos y de sus descendientes quedaron en entredicho y el escándalo explotó cuando el laborista David Lammy, hijo de inmigrantes caribeños, denunció que un joven del mismo origen se enfrentaba a la deportación. May acabó pidiendo perdón ya como primera ministra, en abril del año pasado. Las decisiones tomadas años atrás le habían rebotado.

Obama justifica la bomba atómica

Barack Obama visitó Hiroshima en 2016 y mucha gente esperaba que el presidente de Estados Unidos pidiera perdón por la bomba atómica que causó 166.000 muertes en esa ciudad y otras 80.000 en Nagasaki, pero no fue así. Obama ensalzaba el difícil papel del entonces presidente Harry Truman porque considera que "es importante reconocer que en medio de una guerra los líderes toman todo tipo de decisiones". Argumentó que el ataque estuvo justificado en este caso porque aquellas bombas lograron la rendición de Japón y precipitaron el fin de la Segunda Guerra Mundial, ahorrando otras muchas muertes. Precisamente, por el motivo contrario, 75 años después, Japón sí pidió perdón por el ataque de Pearl Harbor que desencadenó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

En 1988, el presidente Ronald Reagan sí firmó un acta en la que pedía perdón a los 120.000 americano-japoneses que estuvieron presos en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Por otro lado, en 2008, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una resolución en la que pedía disculpas a los afroamericanos por la esclavitud y la segregación racial que sufrieron hasta los años sesenta.

También en 2010, Obama pidió perdón a Guatemala por las infecciones de sífilis y gonorrea en los años 40 que tenía como objetivo estudiar el desarrollo de las enfermedades de transmisión sexual en periodos prolongados de tiempo, sin ofrecer tratamiento alguno a los infectados y sin que estos estuvieran enterados de ser parte de los estudios.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?