Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

La NASA revela el misterio de la nebulosa Mariposa

La agencia espacial descubre nuevos detalles sobre la formación de estrellas

Desvelan el secreto de la nebulosa de mariposa. /

La nebulosa Westerhout 40 (W40), más conocida como nebulosa Mariposa gracias a su parecido con este insecto alado, es una de las galaxias más reconocibles del universo. Una nebulosa planetaria, situada a 1.400 años luz del Sol, que destaca por sus dos lóbulos de materia emitidos una la estrella central, que evocan a las alas de este animal.

En concreto, la "mariposa" roja recibe sus alas gracias a unas burbujas gigantes de gas interestelar caliente procedentes de estrellas presentes en la región. Desde entonces, esta nebulosa es una de las más aclamadas por la comunidad científica por su belleza. Varias décadas más tarde, la NASA ha dado a conocer su gran secreto: es la cuna de cientos de estrellas bebé.

La cuna de cientos de estrellas 

La agencia especial ha llegado a esta conclusión gracias a las imágenes infrarrojas obtenidas por el telescopio espacial Spitzer. Una fotografías que han permitido a la comunidad científica observar el proceso de formación de las nuestras estrellas. Según explica la agencia espacial, la fuerza de la gravedad dentro de las nubes de gas y polvo de la nebulosa empujan los distintos materiales que flotan sobre las mismas hasta que se fusionan, dando lugar al nacimiento de diferentes estrellas.

En el caso de W40, el material que forma sus alas procede de un denso grupo de estrellas que se encuentran entre las alas de la imagen. Entre ellas destaca la W40 IRS 1a, la más caliente y masiva de ellas, que se encuentra cerca del centro del cúmulo de estrellas.

El origen de las estrellas

También Serpens Sur, cuyas estrellas todavía están incrustadas dentro de su nube, tal y como demuestra la imagen. Por lo tanto, la W40 ha ayudado a la comunidad científica a comprender que las formaciones de estrellas conllevan la destrucción de esas mismas nubes que ayudaron a crearlas.

La radiación y los vientos provenientes de las estrellas más grandes de la galaxia, combinadas con el material arrojado al espacio de esas estrellas, provocan explosiones de las que emanan los nuevos cuerpos celestes. En definitiva, la nebulosa Mariposa ha ayudado a la comunidad científica a descubrir nuevos detalles sobre el origen de las estrellas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?