Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los cardiólogos cuestionan la eficacia de una histórica pastilla contra los infartos

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares ha empezado el primer ensayo clínico a gran escala para intentar demostrar que algunos de los fármacos que se prescriben de por vida tras sufrir un infarto no son necesarios

Al menos un millón de personas podría beneficiarse de los resultados de este estudio que, según los cardiólogos, no se ha hecho antes porque las farmacéuticas no estaban interesadas

Un examen cardíaco. / ()

Desde hace 40 años, estos fármacos -llamados betabloqueantes- se prescriben a quienes han sufrido un infarto agudo de miocardio porque ayudan a reducir arritmias. Se consumen de por vida y tienen efectos secundarios como la fatiga crónica o la disfunción eréctil, pero sus beneficios para todos los tipos de infartos ya no están claros.

Este proyecto público del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) que echó a andar en noviembre y que se presenta este jueves, pretende demostrar -con 8.500 pacientes de al menos 55 hospitales españoles y 25 italianos- que, sin esta pastilla, la salud de los infartados con menos secuelas no empeora.

"Varios millones de españoles se pueden ver beneficiados" explica el investigador principal Borja Ibáñez porque, según este cardiólogo, hay 100.000 infartos sin disfunción sistólica ventricular izquierda cada año, que son los susceptibles de dejar de tomar esta pastilla

Los betabloqueantes "se testaron hace décadas" y son muy baratos porque ya ha vencido su patente farmacéutica, por lo que la principal fuente de ahorro de este tratamiento es que pacientes que tienen que consumir de por vida hasta 7 pastillas diarias, pueden reducir su cantidad de medicación.

La adherencia al tratamiento tras un infarto es algo capital. Un estudio del CNIC que lideró el doctor Valentín Fuster ha demostrado que, tras un accidente cardiovascular de este tipo, a mayor número de pastillas que deba tomar un paciente, mayor es la probabilidad de que abandone el tratamiento.

Suecia, Noruega y Dinamarca van a poner en marcha otros ensayos parecidos durante 3 años, por lo que esta macro investigación tendrá un cupo total de más de 20.000 pacientes. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?